• Shortcuts : 'n' next unread feed - 'p' previous unread feed • Styles : 1 2

» Publishers, Monetize your RSS feeds with FeedShow:  More infos  (Show/Hide Ads)


Date: Monday, 14 Apr 2014 13:56
Foto tomada de http://runrun.es/economia/112438/la-mud-le-lavo-la-cara.html

Foto tomada de http://runrun.es/economia/112438/la-mud-le-lavo-la-cara.html

El diálogo entre la oposición venezolana y Nicolás Maduro está en pleno desarrollo. Sus críticos son muchos, su perdedor más visible: el gobierno cubano. Para un sistema que en más de medio siglo ha descalificado y reprimido a su disidencia, esa mesa de conversación debe resultar un doloroso reconocimiento de su propia incapacidad.

Los atónitos televidentes cubanos, pudimos ver el pasado jueves un debate entre parte de las fuerzas opositoras en Venezuela y los representantes oficialistas. El polémico encuentro fue transmitido por el canal TeleSur, que se ha caracterizado por su tendencia a respaldar informativamente la labor del chavismo. En esta ocasión, sin embargo, se vio obligado a emitir también las preocupaciones y argumentos de la contraparte.

El requisito de que las cámaras y micrófonos estuvieran presentes en la discusión, ha resultado por sí mismo una magnífica jugada política de los adversarios de Maduro. De esa manera se implica a los espectadores en el diálogo y resulta más difícil publicar versiones tergiversadas a posteriori. Los participantes de ambos bandos contaban con diez minutos de exposición para cada uno, ejercicio de síntesis que el presidente Venezolano, claro está, no pudo lograr.

Para los desinformados cubanos, lo primero que saltó a la vista fue el alto nivel de argumentos que la oposición llevó a la mesa. Cifras, estadísticas y ejemplos concretos quedaron expuestos dentro de un marco de respeto. Al otro día el comentario más repetido en las calles habaneras era la popular frase de “barrieron el piso con Maduro”. Una clara alusión a las apabullantes críticas que le hicieron sus rivales. El oficialismo, sin embargo, se notaba apocado, temeroso y con un discurso plagado de consignas.

Trago amargo sin dudas, ha sido esta mesa de diálogo para quienes hasta unas horas antes acusaban de “fascistas” y “enemigos de la patria” a sus contrincantes políticos. Ya Venezuela no volverá a ser la misma, aunque mañana la mesa de negociaciones termine sin acuerdos y Nicolás Maduro vuelva a tomar el micrófono para repartir insultos a diestra y siniestra. Ha accedido a discutir y eso marca una distancia entre el camino recorrido por la Plaza de la Revolución y este otro que recién comienza para Miraflores.

¿Y en Cuba? ¿Es posible algo así?

Mientras discurría la transmisión del diálogo venezolano, muchos nos preguntábamos si algo similar podría ocurrir en nuestro escenario político. Aunque la prensa oficial muestra estas conversaciones como una señal de fortaleza por parte del chavismo, también ha tomado la suficiente distancia, para que no nos hagamos ilusiones de posibles versiones a la cubana.

Es menos quimérico imaginar a Raúl Castro tomando un avión y escapando del país, que proyectarlo sentado a la mesa con esos a los que llama contrarrevolucionarios. Durante más de cinco décadas, tanto él como su hermano, se han dedicado a satanizar las voces disidentes, de ahí que ahora se vean impedidos de aceptar una conversación con sus críticos. El peligro que entraña la imposibilidad de una negociación, es que apenas deja el camino del derrocamiento con su consiguiente estela de caos y violencia.

Sin embargo, no sólo las figuras principales del régimen cubano se muestran reacias a cualquier mesa de negociación. La mayor parte de la oposición de la Isla no quiere ni escuchar hablar del tema. Ante ese doble rechazo, la agenda de una quimérica reunión tampoco logra ganar cuerpo. Los partidos opositores no acaban de confluir en un proyecto de país que pueda defenderse con coherencia en cualquier negociación y quedar como una alternativa viable. Los miembros de la emergente sociedad civil tenemos razones para sentirnos preocupados por ello. ¿Están preparados los políticos que hoy operan en la ilegalidad para sostener un debate y ser capaz de convencer a la audiencia? ¿Podrán representarnos dignamente llegado el momento?

La respuesta a esta pregunta sólo se sabrá una vez surgida la oportunidad. Hasta ahora la disidencia política cubana se ha concentrado más en derrocar que en elaborar estrategias para fundar, la mayor parte de sus energías ha estado encaminada a oponerse al partido gobernante y no en persuadir a sus potenciales seguidores dentro de la población. Ante las limitaciones para difundir sus programas y las tantas restricciones materiales que padecen, estos grupos no han podido llevar su mensaje a un número significativo de cubanos. No es responsabilidad total de ellos, pero deben estar conscientes de que esas deficiencias los lastran.

Si mañana mismo la mesa para un diálogo estuviera lista, resultaría poco probable que escuchemos un discurso tan bien articulado en la oposición cubana como el logrado por sus colegas venezolanos. Sin embargo, aunque la negociación no se presente ahora como una posibilidad, nadie debe quedar eximido de prepararse para ella. Cuba necesita que ante esos posibles micrófonos estén quienes mejor representen los intereses de la nación, sus preocupaciones, sus sueños. Que puedan hablar por nosotros los ciudadanos, pero que lo hagan –por favor- con coherencia, sin violencia verbal y con argumentos que nos convenzan.

The post El diálogo en Venezuela, desde una mirada cubana appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Cuba, debate, diálogo, mesa,..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 11 Apr 2014 18:56
Guayaba Mac

Guayaba Mac

¿Dónde estará la primera tienda Apple de La Habana? Me pregunto a veces en medio de mis fabulaciones de futuro. La imagino en la esquina de Galiano y Reina, sobre esos arcos que bien podría sostener una enorme manzana. Aunque falta mucho para ver a las criaturas de Steve Jobs tras una vidriera y de forma legal en Cuba, estos artilugios de buen diseño y excelente tecnología ya han irrumpido en la escena nacional. El mercado informal, la solidaridad de tantos viajeros y el apetito de modernidad, se han mezclado para hacer de un iPad o un MacBoock Pro presencias cada más frecuente en nuestras vidas.

El gusto por los iPhones ha potenciado la existencia de un mercado de aplicaciones para estos teléfonos inteligentes. Paquetes con funcionalidades, que incluyen juegos, mapas de todo el país, diccionarios y editores de audiovisuales, se logran adquirir en incontables talleres privados a lo largo de la Isla. Los técnicos en estos menesteres son muy jóvenes, ofertan también desbloqueo de terminales, jailbreak, cambio del cristal en caso de rotura, limpieza del botón de inicio y una amplia gama de conectores para recargar la batería o enchufar a un ordenador. Hay para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Entre las aplicaciones para iOS más solicitadas por los clientes nacionales, aquí va una lista de las cinco imprescindibles. Herramientas necesarias para saltarnos la censura, solucionar problemas cotidianos o divertirnos un poco:

-          OffMaps2: Excelente funcionalidad con mapas de varias provincias cubanas y la posibilidad de usar estos sin conexión a Internet. Su “callejero” es bastante fiel a la realidad, con el añadido de poder localizar sitio de interés en los alrededores de donde nos ubiquemos. El servicio de geo localización funciona en estos casos por la triangulación de las antenas de telefonía y no vía satelital. Aunque menos preciso, evitará que nos perdamos en ciudades y pueblos que visitemos por primera vez.

-          Minipedia: Una versión offline de la famosa enciclopedia interactiva Wikipedia. La ventaja de esta aplicación es que no necesita que al teléfono tenga hecho el proceso de jailbreak. Se puede obtener la base de datos Español XL, bastante actualizada aunque sin imágenes. Otras apps compiten con la Minipedia, entre ellas Wiki Español y la funcionalidad de Wikipedia instalada en el propio navegador Safari, aunque esta última necesita de un móvil jailbreakeado.

-          Messy SMS: Para los interesados en enviar SMS a los amigos sin que la compañía telefónica esté husmeando en el contenido, esta aplicación es perfecta. Basta acordar con el receptor una contraseña y con ella se podrá encriptar y desencriptar los textos a enviar. Divertida, sencilla y necesaria para estos tiempos que corren en que más de un ojo indiscreto se posa sobre nuestra mensajería privada.

-          WordLens: Simpática funcionalidad que mezcla el visor de la cámara con un traductor en varios idiomas. Permite traducir de manera inmediata carteles y frases escritas que estén al alcance del lente de nuestro teléfono. Aunque el resultado es una traducción palabra a palabra, sin ningún vuelo literario o metafórico, nos puede ayudar en situaciones en que tengamos prisa y no sepamos descifrar qué dice un texto.

-          PhotoStudio: Para editar nuestras fotos con apenas un pocos movimientos sobre la pantalla, esta app vienen muy bien. Incluye filtros, posibilidad de recortar, cambiar el tamaño de una imagen e incluso agregar texto sobre la misma. Después de trabajada la foto, se tiene la opción de guardarla en el carrete, exportarla o subirla a alguna red social… esto último sólo si tuviéramos acceso a internet.

Espero que les sirvan estos trocitos de manzana, como señales que marcan el camino hacia un día en que Appel llegue –sin restricciones- a nuestras vidas.

The post 5 Apps de iOS imprescindibles para Cuba appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Tecnología, Tecnología y Li..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 09 Apr 2014 04:30
!Feliz cumple-blog para Generación Y!

!Feliz cumple-blog para Generación Y!

A los siete años tenía la sonrisa incompleta. Estaba perdiendo mis dientes de leche y además leía todo cartel que se me cruzara en el camino. Eran tiempos de aprendizaje y de rodillas raspadas por las caídas durante los juegos. Hoy, vuelvo a soplar ese mismo número de velitas sobre una imaginaria torta. Esta vez no es por mi, sino por la criatura virtual que nació el 9 de abril de 2007 y que en ese tiempo también ha pasado por denticiones, fiebres, risas y tropiezos.

Generación Y está de cumpleaños, con casi un millar de post publicados, cerca de un millón y medio de comentarios, varios amigos perdidos y otros ganados.

En este tiempo, jamás he sufrido el horror de la página en blanco. Más bien siento que ni el tiempo ni la conectividad a Internet me han alcanzado para narrar todo aquello que la realidad cubana mostró ante mis ojos. Este blog ya tiene vida propia. Respira en sus lectores y tiene una existencia paralela donde yo no lo puedo alcanzar, esconder, proteger. Ha pasado la prueba del miedo inicial, de la satanización oficial, la desconfianza de tantos, los colapsos tecnológicos y hasta del instinto de conservación que me ha dicho más de una vez que lo abandone. Aquí está con las magulladuras y la experiencia de sus siete años.

Una nueva etapa comenzará pronto. Generación Y se trasladará a su nueva morada en el interior de un medio de prensa digital, colectivo y moderno. Sobre la próxima torta de cumpleaños habrá otros rostros para incluir en la foto. ¡Soplemos las velas por ellos desde ahora!

The post ¡Qué lo pases con sana alegría! appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Homenaje, Periodismo, Persona..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Monday, 07 Apr 2014 11:00
Página principal del sitio web Apretaste!

Página principal del sitio web Apretaste!

Tatiana quiere vender un cochecito de niños, Humberto está interesado en unos zapatos deportivos y la jubilada de la esquina está rematando un buró de caoba. El trueque y la compra-venta individual alivian en algo el desabastecimiento de los mercados estatales. Así que se ha hecho común ver pegados en muros y paredes los anuncios donde se ofrecen una casa en venta o los servicios de alguien que repara muebles. Los sitios de clasificados en Internet también comercian con cuanta cosa uno pueda imaginar, desde una antena parabólica ilegal hasta comida para pájaros.

A pesar de la poca conectividad, los portales al estilo craiglist resultan muy populares dentro de la Isla. Algunos de ellos han desarrollado estrategias para llegar a los lectores cubanos, como la distribución de clasificados por correo electrónico. Tal es el caso de la aplicación Apretaste! que ofrece el servicio de enviar y recibir información por email para usuarios en nuestra “Isla de los desconectados”. Ganador de un hackathon celebrado en Miami en febrero pasado, el sitio tiene mucho potencial y presume de un diseño sencillo y nada pesado.

Al visitar la página de Apretaste!, recuerdo una frase que siempre repito cuando encuentro alguna dificultad. “La creatividad es esa capacidad de abrir una ventana cuando la puerta está cerrada”, me digo como un mantra en situaciones complicadas. Pues este portal de clasificados es una diminuta y prometedora ventana que se ha abierto en el férreo muro de la desconexión. Un soplo de aire corre a través de ella.

Espero que un día Tatiana, Humberto y la jubilada de la esquina no sólo puedan usar las potencialidades de Apretaste! a través del correo electrónico, sino también entrar en su web, dar un clic, colocar una frase en su sencillo buscador y encontrar de esa manera aquello que tanto necesitan.

The post Apretaste! appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Mercado, Tecnología, Tecnolo..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 06 Apr 2014 17:49
Mejor desnudos que...

Mejor desnudos que…

Una mujer con los senos descubiertos hace de oráculo en una obra de arte efímero. Es La Habana de los años ochenta y el escándalo que trae la exposición “Nueve Alquimistas y un Ciego”, termina con su cierre y la satanización de no pocos artistas. La piel afuera es un desafío, una protesta, en un país donde el poder se enfunda aún hoy en uniformes verde olivo, mangas largas, calurosos atuendos que esconden, en lugar de mostrar.

Los autoritarismos manejan mal la desnudez. La sienten impura, sucia, humillante, cuando en realidad es el estado natural y primigenio del ser humano. Son pacatos los totalitarios, pacatos y timoratos. Les asusta cualquier gesto libertario y la demasiada piel expuesta la perciben como un gesto desafiante. Piensan así, porque –en el fondo- ven al cuerpo humano como algo impuro y obsceno. De ahí que el desvestir a sus contrincantes constituya una de las prácticas represivas que más disfrutan. Creen que al despojarlos de su ropa los reducen a ser simples animales. El mismo mecanismo mental que les lleva a llamar “gusanos”, “sabandijas” o “cucarachas” a sus críticos.

En una celda sin ventanas un guardia obliga a un preso político a desvestirse; en un cuarto donde nadie puede escuchar los gritos, tres mujeres hurgan bajo la ropa de una ciudadana recién apresada; en un albergue de una escuela al campo las duchas no tienen cortinas para que ningún estudiante pueda poseer para sí el territorio de su cuerpo; en una sala fría y gris los judíos eran despojados de su ropa antes de entrar a las cámaras de gas. Desnudar para humillar, desnudar para deshumanizar, desnudar para matar.

Las imágenes que llegan desde Venezuela, confirman que aún se practica la privación de la ropa como castigo moral. Un joven es desnudado por un grupo que busca degradarlo al exponer cada centímetro de su piel. Sin embargo, terminan convirtiéndolo en un ícono hermoso, puro, candoroso. ¡No hay suciedad en el cuerpo humano, no hay nada de que abochornarse en quedar ante los demás tal y como llegamos al mundo!

Que se avergüencen esos otros, escondidos tras uniformes, carcasas, grados militares que ellos mismos se otorgaron. ¡Que se abochornen esos que se ocultan bajo los deshonrosos atuendos del miedo!

The post #MejorDesnudosQue appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Disidencia, Homenaje, Políti..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 28 Mar 2014 18:26
Foto: Silvia Corbelle

Foto: Silvia Corbelle

Todo el barrio lo llama por el peculiar apellido que heredó de su abuelo vasco. Vertical para cuestiones ideológicas, siempre dejó claro que él era “un hombre de la causa”. Reunión tras reunión, informe tras informe, denuncia tras denuncia, pocos lo superaban en pruebas de fe dadas al sistema. Lo caracterizaban también el rostro adusto ante los inconformes y el abrazo dispuesto para quienes compartían su ideología. Así fue, hasta hace una semana.

El árbol genealógico rindió frutos y el combativo hombre acaba de sacar su pasaporte español. En su núcleo del Partido Comunista le dieron a elegir: la nacionalidad extranjera o seguir militando en esa organización. Fiel, pero no tonto, se decantó por la primera. Desde hace apenas unos días estrena su nueva vida sin carnet rojo ni estatutos. Ya le ha empezado a hacer algunos guiños a los disidentes del vecindario. “Tú sabes que siempre podrás contar conmigo” le espetó ayer a uno, a quien hasta hace poco vigilaba.

Curiosa organización partidista que se pavonea de ejercer la solidaridad internacionalista, pero no quiere en sus filas a comunistas con dos nacionalidades. Al menos tal estrechez de miras está ayudando a la conversión de ciertos extremistas en “mansos extranjeros”. Dada la rapidez con que cambian, queda la pregunta si antes habían creído en lo que hacían o eran simples oportunistas. Quizás al preferir un pasaporte comunitario sólo están eligiendo otra máscara, un nuevo tono para su piel de camaleones.

The post ¿Carnet o pasaporte? appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Emigración"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Thursday, 27 Mar 2014 18:14

el_sueno_de_la_razon

El sueño de la razón produce monstruos.
Francisco de Goya

El día comenzó con cierta atmósfera de pesadilla. El buchito de café mañanero faltó, porque el vendedor con termo y vasitos de cartón no estaba en la esquina. Así que caminó arrastrando los pies hasta la parada de ómnibus, mientras vigilaba si llegaba algún taxi colectivo. Nada. Ni un viejo Chevrolet venía por la avenida, ni los ingeniosos pisi-corres que tienen capacidad hasta para doce pasajeros se veían por ningún lado. Después de una hora de espera, logró subir a la guagua, irritado a falta de un cucurucho de maní con que aplacar “el perro” que le ladraba en el estómago.

En el trabajo poco pudo hacer esa jornada. La directora no logró llegar porque la mujer que le cuidaba la niña se ausentó. Otro tanto le pasó al administrador, al que se le reventó una goma del Lada y para colmo la ponchera de su barrio amaneció cerrada. En la pausa del mediodía las bandejas de comida apenas si pesaban de tan vacías. No había pasado el carretillero que ofertaba vegetales y viandas con las que hacer crecer el almuerzo. El jefe de relaciones públicas tenía un ataque de nervios, pues no pudo imprimir las fotos que necesitaba para un visado. A la puerta del estudio más cercano un cartel de “no abrimos hoy”, le había roto sus planes de viaje.

Decidió regresar a pie hasta la casa para evitarse la espera. El hijo le preguntó por algo para merendar, pero el repartidor de pan no había aparecido con su estridente pregón. Tampoco el kiosco de pizzas funcionaba y una incursión por el mercado agrícola le devolvió sólo tarimas vacías. Cocinó lo poco que encontró y para fregar usó un trozo de camisa vieja, ante la ausencia de los comerciantes que vendían estropajos. Para colmo el ventilador no quiso encender y el reparador de electrodomésticos no se había ni asomado por el taller.

Se acostó, en un charco de sudor e incomodidad, deseando que al despertar estuvieran de vuelta esas figuras que apuntalaban su vida: los cuentapropistas, sin los cuales sus días son una secuencia de privaciones y disgustos.

The post Un día sin cuentapropistas appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Cotidianidad, Crónicas, Economía, Merc..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 26 Mar 2014 15:31
Foto: Silvia Corbelle

Foto: Silvia Corbelle

Preparabas el bolso para la escuela mientras oías la cantaleta de tu madre. “Tú no te metas en nada, qué después te enredan en un montón de cosas”, te gritaba desde la cocina. Así que te ibas al matutino de la escuela, encogido en ti mismo, para que ni te vieran. Sonaba el timbre para entrar al aula y allí estaba la maestra de historia con su versión maniquea del pasado. Sabías que no era como ella lo contaba, porque habías leído otras versiones en los libros de tu abuelo, pero te callabas… para no buscarte problemas.

La voz se te volvió ronca y ya eras un soldado en el servicio militar obligatorio. Tenías aprendida la lección de la sobrevivencia. Así que cuando el oficial vociferó y pidió mayor consagración, te repetiste mentalmente “mejor no hacerse notar”. Pasar indemne, no implicarte, evitar que te percibieran, eran tus premisas a esa edad. No diste una idea, no sugeriste un cambio y tus jefes sólo sacaron de tu boca un estudiado ¡ordene! Después llegaste a la universidad, donde el objetivo fue alcanzar el diploma, graduarte, sin meterte en complicaciones.

Han nacido tus hijos y desde pequeños les lees la cartilla de la simulación. “A ver si no se destacan, que eso sólo trae líos”, les aconsejas desde que pueden entenderte. Con esa actuación prolongas el ciclo de la simulación en tu prole, como una vez lo hicieron contigo tus padres.

Sin embargo, no has salido ileso. No eres el pillo que ha logrado engañar a los otros, sino que te has timado a ti mismo. De tanto contenerte, recortar tus expresiones y evitar pronunciarte, te has convertido en el hombre mediocre que eres hoy, en un ser domesticado por el sistema.

The post Y tú, hijo, no te destaques appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Cotidianidad, Crónicas, Educacion, Pers..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Cosita   New window
Date: Tuesday, 25 Mar 2014 15:08
Foto: Silvia Corbelle

Foto: Silvia Corbelle

Partió de Banes una mañana calurosa y polvorienta. En el bolso, algo de ropa interior y la dirección de sus parientes en La Habana. Cuando el tren llegó a la Estación Central, Cosita respiró profundo y se llenó los pulmones de ese olor a petróleo requemado típico de la capital. “Estoy en la placa”* se dijo a sí misma, con una sensación de victoria. Pasarían seis meses y regresaría a aquel lugar, con un acta de advertencia policial y un trozo de lavadora para embarcar junto a ella en el tren.

Cosita se instaló en la sala de una prima y comenzó a recopilar botellas de plástico y trozos de nylon en los latones de basura más cercanos. Con ellos hacia unas flores artificiales que vendía para comer y “darle algo” a los parientes habaneros. Hizo una pesquisa en el barrio buscando hombres solteros –aunque fueran mayores- a los que se ofrecía como “una mujer limpia, que hace de todo en una casa”, pero no logró ningún compromiso. Sabía que tenía los días contados hasta que la policía la detuviera en la calle y descubriera que ella era una ilegal. Una “palestina” más, como despectivamente llaman muchos capitalinos a la gente del oriente del país.

La atraparon una tarde, lluviosa y gris, mientras vendía sus flores a las afueras de un mercado agrícola. Le impusieron una multa, por actividad económica ilícita y le advirtieron que tenía 72 horas para abandonar la ciudad. Pero Cosita no podía irse todavía. Había logrado que le regalaran la mitad de una lavadora Aurika y no tenía transporte para llevársela. Un vecino le donó también un viejo armario para niños, sin puertas ni gavetas. Eran todas las posesiones materiales alcanzadas en su aventura habanera y no iba a dejarlas atrás.

Los camioneros le pedían demasiado por transportar hasta Banes sus “tesoros”. Ya no podía vender sus adornos de nylon y los parientes que la habían acogido temían una nueva multa por tener una ilegal en casa. Cosita partió, una noche fría de diciembre, con su trozo de lavadora y el bolso tan vacío como cuando llegó. El armario se quedó abandonado en un pasillo y alguien usó sus tablas para tapiar una ventana por donde entraba la lluvia. El palo de la percha sustituyó al de una escoba rota y los clavos los reutilizaron en una silla.

Cosita, en Banes, sueña con regresar a La Habana. Le cuenta a sus amigos sobre sus días en “la capital de todos los cubanos” y sublima aquel “mueble para niños, de madera buena” que algún día logrará traer –como trofeo- hasta su pueblo.

 

* Una de las formas populares de llamar a La Habana.

The post Cosita appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Personales, Cuba"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Monday, 24 Mar 2014 14:25

“La cola es larga pero camina rápido”, me dice alguien a las afueras de una Oficina de Cubacel. Después de una hora y varios gritos del custodio contra quienes nos agolpamos en la puerta, logro entrar. La empleada tiene cara de sueño y me advierte que ahí sólo abren el correo electrónico Nauta, pero que “bajo ningún concepto se configura la cuenta en el teléfono móvil”. La provoco un poco, “no importa, yo sé hacerlo, ya me descargué el manual de Internet”. El aguijón funciona porque me pregunta curiosa “Ah, sí… ¿y podrías ayudar a una amiguita mía que no sabe cómo hacerlo?”

No se sorprenda lector, estamos en Cuba donde lo restrictivo y lo caótico se mezclan. Donde la misma entidad que debería ayudar a sus clientes, termina por pedirle asistencia a estos. Así que le echo una mano con la amiga y la activación del email.

Después de la confianza ganada, paso a sacarle un poco de información a la aburrida señora. “Seguro que pronto también ofertarán Internet desde los celulares”, le dejo caer como un comentario más. Un chasquido con la lengua y un “no te hagas ilusiones”, me salen al paso desde el buró. Arremeto entonces, “bueno, si esto es por el cable de Venezuela me imagino que ampliarán el servicio” . Y ahí es donde la empleada me insinúa “ese cable es pá otra cosa”, mientras se pone el índice cerca de un ojo como señal de “vigilancia”.

Me voy a casa, tropezando a cada paso, por mirar hacia la pantalla del celular y al sobre que avisa de nuevos mensajes. Lo primero que hago es escribirle a varios amigos y familiares advirtiéndoles “este correo electrónico @nauta.cu no es confiable ni seguro, pero…”. Y a continuación una larga lista de ideas para lo que puede servir un buzón carente de privacidad, pero que puedo revisar a cualquier hora desde mi propio móvil. Le pido a varios conocidos que me inscriban en servicios de noticias nacionales e internacionales a través del email. Apenas pasada una hora, un aluvión de informaciones y columnas de opinión atiborran mi bandeja de entrada.

Me paso los próximos días buscándole las costuras al servicio, sus límites y potencialidades. Concluyo que para enviar fotos, resulta mucho más barato que el anterior camino del MMS. Antes, la única posibilidad consistía en mandar una imagen pagando 2.30 CUC (2 USD) y con una lentitud desesperante. Ahora, se pueden actualizar tanto Flickr, TwitPic como Facebook a través de su servicio de publicación por correo electrónico, abonando 0,01 CUC por cada kilobyte emitido. Una foto promedio para la web no supera los 100 Kb.

Entre sus potencialidades, resalta también la posibilidad de mantener un flujo de textos largos –más allá de los 160 caracteres de un SMS- con usuarios de Cubacel que ya tengan activado el servicio. En las primeras 48 horas logré hacer cadenas de noticias para otros activistas en varias zonas de Cuba. Hasta ahora todos los mensajes han llegado… aunque en el contrato de Nauta se mantiene la amenaza de cesar el servicio si se realizan desde éste “actividades (…) contra la independencia y la soberanía nacional”.

Hice además pruebas desde varias provincias de la efectividad de la conexión GPRS, necesaria para recibir y enviar correos. Tanto en La Habana, como Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey y Matanzas, pude conectarme sin grandes problemas. A no ser en algunos puntos de la carretera, donde ni siquiera hay señales para realizar llamadas, el resto de los intentos funcionó con éxito.

No todas son buenas noticias

En coincidencia con el nuevo servicio de correo electrónico desde los celulares, se ha notado un deterioro en el envío de SMS. Cientos de mensajes que en los últimos días nunca llegaron a sus destinatarios, aunque fueron cobrados con prontitud por la empresa telefónica, lo que apunta hacia un acto de censura o al colapso de la redes. Preferiría creer que se trata de esto último, si no fuera porque entre los más damnificados se encuentran activistas, opositores, periodistas independientes y demás ciudadanos incómodos.

Por otro lado, no debemos pecar de ingenuos. Nauta tiene todas las trazas de una red carnívora, que traga información y procesa nuestra correspondencia con fines de vigilancia. Muy probablemente contiene un filtro por palabras claves y efectúa observación minuto a minuto sobre ciertas cuentas personales. No descarto la publicación en medios oficiales del contenido de los mensajes privados que el gobierno estime conveniente. Tampoco la suplantación de identidad para dañar el prestigio de algunos clientes o el uso de información –como correos electrónicos de publicación en redes sociales- para hacerse pasar por ellos.

Todas esas posibilidades debemos tenerlas en cuenta al usar el nuevo servicio, pues no existe independencia alguna entre la empresa de telefonía y los órganos de inteligencia del país. De manera que cada palabra escrita, cada nombre referido, cada opinión enviada desde Nauta, podría terminar en los archivos de la Seguridad del Estado. Evitemos, entonces, facilitarle el trabajo.

Después de una semana con Nauta mi impresión es que se trata de una grieta que se abre. Por la que podemos proyectar nuestra voz, pero que también podría abducirnos. Remedo de web, internet minusválida, su servicio se queda muy lejos de lo que hemos exigido como ciudadanos del siglo XXI.

No obstante, sugiero utilizar esta nueva posibilidad y empujar sus límites, como mismo hemos hecho con los mensajes de sólo texto. Usado con cautela, pero con conciencia cívica, este camino puede ayudarnos a mejorar la calidad y cantidad de la información que recibimos y de nuestra presencia en la redes sociales. Ya lo dice su propio nombre, si no nos dejan ser internautas… por lo menos probemos a ser nautas.

The post Unos días con Nauta appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Periodismo, Tecnología, Tecn..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 16 Mar 2014 19:26
Foto: Silvia Corbelle

Foto: Silvia Corbelle

El congreso de la Federación de Mujeres Cubanas terminó hace días. En su clausura, un hombre pronunció las palabras finales. Pero éste no fue el único, ni el último, desacierto de una organización anquilosada y marcada por la ideología.

Después de escuchar las sesiones en el Palacio de las Convenciones, ratifico mi decisión de no ser federada. ¿Por qué?

Aquí van mis razones:

  • Rechazo el tratamiento de “presidenta eterna” que se le da a la figura de Vilma Espín, pues todo alarde de perpetuidad en un cargo me resulta –cuando menos- ridículo.
  • No quiero formar parte de una entidad en cuya bandera se muestre a un individuo uniformado. Como no soy soldado, no me veo representada en una miliciana con fusil.
  • Descreo de una organización femenina que tiene como principios la fidelidad a una ideología, a un partido y a un hombre.
  • Sospecho que una parte de los 4 millones de mujeres que componen la FMC, ha entrado a sus filas por puro automatismo, como un trámite obligatorio por el que se pasa una vez cumplido los catorce años.
  • Desconfío de una federación que se beneficia de la falta de libertad de asociación que nos impide a las cubanas crear otras organizaciones.
  • Me consta el doble rasero de la FMC, que dice rechazar la violencia contra las mujeres pero jamás ha condenado los actos de repudio de que son víctimas las Damas de Blanco.
  • Valoro de ineficiente el trabajo de una entidad que en 50 años de fundada, no ha logrado que las féminas lleguen a esos puestos de poder donde se toman realmente las decisiones que afectan al país.
  • Estoy cansada de que reduzcan a las mujeres –en estos congresos femeninos- a seres preocupado por un módulo de ollas y sartenes, mambisas dispuestas a entregar sus hijos como carne de cañón o piezas del engranaje productivo… abnegadas, bellas y obedientes.
  • Soy una mujer del siglo XXI, no enarbolo mis ovarios con victimismo sino con orgullo y no puedo ser miembro de una organización que es polea de transmisión del poder hacia las féminas.
  • Eso sí, cuando sea legal asociarse por credos, afinidades, géneros y tantos otros puntos de contacto, estaré con mi progesterona y mis demandas en una verdadera federación femenina.

The post ¿Por qué no quiero ser federada? appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Personales, Cuba, federación..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 14 Mar 2014 18:26

“El diario no hablaba de ti…”… canta la voz de Joaquín Sabina, mientras leo el periódico Granma. En la portada hay, como casi siempre, alguna efeméride. Un homenaje a una figura del pasado, un recordatorio, la frase que alguien dijo hace cuarenta o cincuenta años. Todas las páginas tienen ese tufo rancio del periodismo que no quiere atreverse con el presente, que evita el hoy y el ahora.

La prensa oficial cubana no puede reformarse, porque se suicidaría. Para informar sobre la realidad nacional tendría que renunciar a su papel de propaganda ideológica. No basta con que cambie el diseño en sus sitios digitales, agregue nuevas firmas en sus reportajes o mantenga las cartas de lectores con denuncias a burócratas y corruptos. Debe ir más allá y despojarse de sus compromisos políticos y adquirir como única obligación la verdad. Pero eso… eso sabemos que no lo puede hacer.

Espero más de la prensa que está por surgir o por consolidarse que de un “nuevo periodismo oficial”. Pero también estoy consciente de que la labor informativa hecha desde la sociedad civil, precaria e ilegalizada, debe mejorar. La información no es trinchera ni arma de nadie. Los sucesos no deben narrarse a partir de lo que queremos sino tal y como ocurrieron.

Por su parte, la variedad temática no resulta para nada contraria a la defensa de la libertad ni de los derechos humanos. Hay muchas formas de decir y de decir bellamente. Debemos buscar entonces maneras de informar que nos hagan llegar más a los lectores del patio. Creatividad, atrevimiento y diversidad de puntos de vista nos ayudarían a ser mejores profesionales de la prensa. Vale la pena transitar ese camino.

Por mi parte, ya estoy dando los primeros pasos. El conteo regresivo para ese medio digital que llevo preparando hace cuatro años, ha comenzado. Un nuevo reto profesional se acerca, pero no será en solitario, sino acompañada de un equipo de gente talentosa que quiere hacer periodismo con mayúsculas.

En las próximas semanas este blog personal se transformará –frente a vuestros ojos- en un medio de PRENSA. ¡Se agradecen las palabras de ánimo!

The post Retos de la prensa cubana appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Periodismo, blog, Cuba, infor..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 07 Mar 2014 19:32

prohibido

Para una célula es difícil mantenerse sana en un organismo enfermo. En una sociedad ineficiente, una burbuja de funcionalidad estallaría. Así mismo, no pueden potenciarse ciertos valores éticos –seleccionados y filtrados- en medio de una debacle de integridad moral. Rescatar códigos de conducta social, implica aceptar también aquellos que desentonen con la ideología imperante.

Desde los medios oficiales, nos llaman ahora a recuperar los valores perdidos. Según la versión de comentaristas televisivos, la responsabilidad del deterioro recae fundamentalmente sobre la familia, una parte en la escuela… y ninguna sobre el gobierno. Hablan de mala educación, groserías, falta de solidaridad y extensión de malos hábitos como el robo, la mentira y la indolencia. En un país donde por medio siglo el sistema educativo, toda la prensa y los mecanismos de producción y distribución cultural, han sido monopolios de un único partido, vale la pena preguntarse ¿de dónde ha surgido tal depauperación?

Recuerdo que cuando niña nadie se atrevía a dirigirse a otro con el calificativo de “señor”, porque resultaba un rezago burgués. Como el vocativo “compañero” se asociaba a una posición ideológica, muchos comenzamos a llamarnos entonces con nuevas formas. “primo”, “joven”, “oye tú”, “puro”… y una larga lista de frases que derivaron en fórmulas vulgares. Ahora se quejan en la TV de que somos soeces a la hora de dirigirnos a otros, pero… ¿quién empezó ese deterioro?

El sistema cubano apostó por la ingeniería social, y jugueteó con la alquimia individual y colectiva. El ejemplo más acabado de ese fallido laboratorio fue el llamado “hombre nuevo”. Ese Homus Cubanis crecería supuestamente en el sacrificio, la obediencia y la fidelidad. La uniformidad era incompatible con las particularidades éticas de cada hogar. Así que para lograrla, a millones de cubanos nos alejaron –siempre que pudieron- del entorno familiar.

Íbamos al círculo infantil con apenas 45 días de nacidos, los campamentos pioneriles nos recibían después de aprender las primeras letras, partíamos hacia las escuelas al campo recién terminada la infancia y pasábamos nuestra adolescencia en un preuniversitario en medio de la nada. El Estado creía que podía sustituir el papel formador de nuestros padres, pensó que lograría cambiar los valores que traíamos de casa por un nuevo código de moral comunista. Pero la criatura resultante distó mucho de lo planificado. Ni siquiera llegamos a convertirnos en un “hombre bueno”.

La emprendieron también contra la religión, pasando por alto que en sus disímiles credos se transmiten parte de los valores éticos y morales que moldearon la civilización humana y nuestras propias costumbres nacionales. Nos hicieron denigrar a los diferentes, insultar con obscenidades a los presidentes de otros países, burlarnos de figuras históricas del pasado, sacar la lengua o lanzar la trompetilla al pasar por una embajada foránea. Nos inculcaron la “promiscuidad revolucionaria” que ellos mismos ya practicaban desde la Sierra Maestra y nos incitaron a reírnos de quienes hablaban bien, tenían una amplia cultura o mostraban algún tipo de refinamiento. Esto último nos fue enseñado con tanta intensidad, que muchos fingíamos hablar vulgarmente, dejar de pronunciar algunas sílabas o nos callábamos nuestras lecturas, para que nadie se diera cuenta que éramos “unos bichos raros” o potencialmente unos “contrarrevolucionarios”.

Un hombre –desde la tribuna- nos estuvo gritando por cincuenta años. Sus diatribas, su odio, su incapacidad para escuchar calmadamente un argumento en contra, fueron las “modélicas” posturas que aprendimos en la escuela. Él, nos infundió la algarabía, la crispación constante y el dedo índice autoritario para dirigirnos a los otros. Él –que creía saber de todo cuando en realidad sabía de muy poco- nos transmitió la soberbia, el no pedir disculpas y la mentira, ese engaño de los pícaros y los timadores que se le daba tan bien.

Ahora, cuando el cuadro ético de la nación parece un espejo hecho trizas contra el suelo, llaman a la familia a repararlo. Nos piden que formemos valores en casa y que transmitamos orden y disciplina a nuestros hijos. Pero ¿cómo hacerlo? Si nosotros mismos fuimos moldeados en el irrespeto a todos esos códigos. ¿Cómo hacerlo? Si ni siquiera ha existido un proceso de autocrítica desde el poder, donde aquellos que jugaron a la ingeniería social con nuestra vidas reconozcan lo que hicieron.

Los códigos éticos no se recomponen tan fácilmente. Una moralidad devaluada por el discurso público, no puede reponerse de la noche a la mañana. Y ahora ¿cómo vamos a arreglar todo este desastre?

The post Devaluación appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Cultura, Educacion, Gobierno,..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 05 Mar 2014 16:10

vigilancia_revolucionaria

Levantó la mano en la reunión. El director les había pedido “hablar a camisa quitada”, así que aprovechó para soltar lo que llevaba meses callando. Comenzó por los bajísimos salarios que padecían los trabajadores de salud pública. Después habló de los baños sucios, el desabastecimiento de agua, las roturas del único esterilizador y las goteras por todo el hospital. Siguió con el calor en la sala de espera donde se amontonan los pacientes y las carencias de instrumental quirúrgico. Remató con la exclamación de “esto no hay quien lo aguante”  que sumió a la sala en un silencio denso, incómodo.

Al terminar alguien se le acercó para reprocharle que su crítica no había sido constructiva, sino simple catarsis. Así que ya no volvió a hablar en ninguna otra asamblea.

Tras el argumento de buscar una crítica oportuna y edificante, se esconden quienes en realidad no quieren ningún tipo de crítica. Para ellos ser propositivos significa incluir una reverencia y anteceder cada planteamiento con una frase aduladora. Nunca se debe –según estos alentadores del aplauso- cuestionar al sistema, sino a los ineficientes que no le permiten funcionar. Ser “constructivos” equivale a no emplazar a los líderes del actual proceso político, mucho menos poner en duda el modelo ideológico. Se necesita, además, mostrar una fe ciega en que todo se va a resolver con la “sabia conducción” de las altas instancias.

Si alguien se sale del guión de la crítica tolerada, entonces le lloverán los descalificativos. Resentido, chancletero, llorón… serán los primeros insultos, aunque después pueden llegar los ya manidos “agente de la CIA”, “contrarrevolucionario” o “enemigo de la nación”. Sus observaciones nunca encontrarán el momento oportuno, porque no incluyen la sumisión ni la autoinculpación.

La crítica no necesita apellido. No debe clasificarse en “constructiva” o “destructiva”, sino que tendrá que llevarse a cabo con toda crudeza, sin miramientos. Como la medicina que se unta sobre una llaga purulenta, la crítica duele, hace llorar, atormenta… pero cura.

The post Crítica ¿constructiva o complaciente? appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Cotidianidad, Crónicas, Gobierno, Polí..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 02 Mar 2014 08:30
Foto tomada de http://runrun.es/diploos/103467/editorial-la-nacion-venezuela-protestas-tragicas.html

Foto tomada de http://runrun.es/diploos/103467/editorial-la-nacion-venezuela-protestas-tragicas.html

Dicen que nadie escarmienta por cabeza ajena, que repetimos los errores de otros y tropezamos –una y otra vez- con la misma piedra. Los escépticos aseguran que los pueblos olvidan, que cierran los ojos al pasado y vuelven a cometer idénticos descuidos. Venezuela, sin embargo, ha comenzado a desmentir esa fatalidad. En medio de una realidad marcada por la inseguridad, el desabastecimiento y la inflación, los venezolanos tratan de enmendar un desliz que ha durado demasiado tiempo.

Tomada por la inteligencia cubana, monitoreada desde la Plaza de la Revolución y gobernada por un hombre que azuza la violencia contra los diferentes, esta nación suramericana se encuentra ahora ante el dilema más importante de su historia contemporánea. Totalitarismo o democracia son las opciones. Lo que se decide en sus calles, no es sólo la permanencia de Nicolás Maduro en el poder, sino la existencia misma de un eje de autoritarismo y personalismo que atraviesa a toda Latinoamérica. Un sistema que se disfrazó con palabrería hueca, al estilo de “socialismo del siglo XXI”, “revolución de los humildes”, “sueños de Bolívar” y “nueva izquierda”, pero cuyas características fundamentales son la ambición de poder de sus líderes, la ineficiencia económica y el recorte de libertades.

Los estudiantes venezolanos le han dado, no obstante, una dosis de su propia medicina al chavismo. El sector juvenil y universitario ha sido en este caso el motor impulsor de las protestas. Lo cual evidencia que Miraflores ha perdido la parte más rebelde y dinámica de una sociedad. Aunque los titulares oficialistas hablen de conspiración fomentada desde el extranjero, basta mirar las imágenes de policías y comandos armados golpeando a los manifestantes, para comprender de dónde viene la violencia.

Venezuela vive momento difíciles, como todo despertar. Los oligarcas de rojo no abandonaran voluntariamente el poder y Raúl Castro no se dejará arrebatar tan fácilmente “la gallina de los huevos de oro”. Pero al menos ya sabemos que los venezolanos no transitarán el mismo camino que nos impusieron en Cuba. La mansedumbre, el miedo, la complicidad, el escapar como única salida… han sido nuestros errores. Venezuela no quiere repetirlos, no puede repetirlos.

 

The post Venezuela, con los ojos abiertos appeared first on Generación Y.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Diplomacia, Gobierno, Políti..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Thursday, 20 Feb 2014 16:25
Amoroso Planeta, Daína Chaviano

Amoroso Planeta, Daína Chaviano

Entre las posesiones más preciadas de mi infancia, tenía una colección de libros de ciencia ficción. Aquellas páginas llenaron largas horas de mi vida, permitiéndome conocer otros mundos y escapar –a voluntad- de la chata realidad. A mi hermana le gustaban los cuentos de planetas lejanos, naves espaciales y civilizaciones extraterrestres. Yo prefería las fantasías posibles, que me dejaban con la sensación de que en cualquier momento podrían ocurrir: Viajes en el tiempo, científicos que manipulaban la genética y criaturas rescatadas del ayer, eran mis favoritos.

De la mano de Karel Čapek, Isaac Asimov, Daína Chaviano, Stanislaw Lem y Oscar Hurtado, mi adolescencia se volvió un tiempo ambientado con robots, humanoides, hadas, platillos voladores y galaxias remotas. Varias compilaciones del género habían sido publicadas por aquellos años, en unas ediciones de páginas amarillentas y tipografía apretada. Sobre nuestro librero había un lugar de honor para las Crónicas marcianas, las antologías Enfriamiento Rápido y La llamada de Cthulhu,  los geniales Cuentos de Ray Bradbury y la novela Los mercaderes del Espacio. Aquellos textos funcionaban para nosotras como puertas hacia otra dimensión.

La 23 Feria Internacional del Libro de La Habana, ha traído una muestra de autores de ciencia ficción. Por la parte cubana sobresale José Miguel Sánchez, Yoss, mientras como invitado extranjero ha venido el destacado autor ruso Serguei Lukianenko. Se ausentan, sin embargo, los grandes títulos de la última década en un género que sigue evolucionando y atrapando lectores. La razón para tal  falta es la incapacidad económica de muchas editoriales del patio para costear los derechos de autor de creadores foráneos. También cierta subestimación del género, que no ha logrado abrirse paso en los planes anuales de lo que se imprime y se promociona.

Aún así la fantasía no se detiene, los deseos de encontrar algo más allá de esta torpe realidad, seguirá alentando a quienes amamos los libros de ciencia ficción.

The post De la mano de Bradbury, Čapek, Hurtado y Chaviano… appeared first on Generación Y - Yoani Sánchez.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Personales, Cuba"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Tuesday, 18 Feb 2014 16:38
Humor Gráfico de Santana

Humor Gráfico de Santana

Todo se mueve torpe, pesado. Hasta el sol parece demorarse más de lo normal por allá arriba. El reloj no conoce de precisiones y el minutero estorba. Hacer una cita con la exactitud de las tres y cuarto o de las once menos veinte, resulta pura pedantería de apresurados. El tiempo es denso, como una mermelada de guayaba con demasiada azúcar.

“Si estás apurado tienes doble problema”, le advierte la empleada a un cliente apremiado por llegar temprano a su casa. El hombre suda, tamborilea los dedos, mientras ella corta sus larguísimas uñas antes de teclear siquiera un número en la máquina registradora. La cola tras él también lo mira con sorna, “otro que se las da de acelerado” llega a decirle con molestia una señora.

Habitamos un país, donde la diligencia ha llegado a interpretarse como grosería y ser puntual como una petulancia cercana a la rareza. Una Isla en cámara lenta, que debe pedirle permiso a un brazo para mover el otro. Un largo caimán que bosteza y bosteza tendido en las aguas del Caribe.

Aquel que en una jornada logre concluir dos actividades, podrá sentirse afortunado. Lo común es no poder llevar a vías de hecho ni siquiera una. A cada paso sobreviene un tropiezo, un cartel de “hoy estamos cerrados por fumigación”, “los viernes no atendemos al público” o la frase raulista “sin prisa pero sin pausa”. Demorar, aplazar, suspender, cancelar… los verbos más conjugados si de trámites se trata.

El paso de tortuga se divisa por todos lados. Desde las oficinas burocráticas y las paradas de ómnibus a los centros recreativos y de servicios. Pero el gran ganador del galardón a la “sangre de horchata”, es el propio gobierno : Tres años después de quedar conectado el cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela, aún no es posible contratar una conexión doméstica de Internet.

Dos décadas de dualidad monetaria y todavía no se ha publicado un cronograma para la eliminación de esa esquizofrenia económica. Cincuenta y cuatro años de monopartidismo y no se avizora un día en que podamos asociarnos libremente. Medio siglo de meteduras de pata y errores gubernamentales y ni siquiera han comenzado a esbozar una disculpa.

A este ritmo, un día se rebautizará la Isla como el país de “nunca jamás”, donde estarán prohibidos los relojes y los calendarios.

The post A paso de tortuga appeared first on Generación Y - Yoani Sánchez.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Gobierno, Periodismo, Cuba"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Monday, 17 Feb 2014 16:31
carnet_identidad

Reverso del Carnet de Indentidad cubano, con una casilla para “Piel”

Acaba de nacer y en unas horas lo inscribirán con su recién estrenado nombre. Pasarán unos días antes de que los padres obtengan su certificación de nacimiento y después la llamada “tarjeta de menor”. Sin una identificación no podría recibir los productos del mercado racionado, inscribirse en una escuela, obtener un trabajo, viajar en un ómnibus interprovincial ni poner sus pertenencias en el guarda-bolso de una tienda. Cada día de su vida necesitará ese documento, que en la parte superior lleva una combinación única de once dígitos. En la pequeña cartulina quedarán registrados sus datos temporales y geográficos… pero también ciertos detalles físicos.

Se ve apenas como una letra en el reverso del carnet de identidad, pero es la inicial que explica el color de nuestra piel. Esa consonante nos clasifica en una raza o en otra, nos divide en un grupo o en otro. En medio de constantes llamados institucionales a terminar con la discriminación, el Registro Civil cubano aún mantiene una categorización racial para cada ciudadano. Junto a la fecha en que nacimos y la dirección donde habitamos, se especifica también si somos blancos, mestizos o negros. La adjudicación de una “B”, “M” o “N”, en una nación con tanto mestizaje, pasa muchas veces por la subjetividad de un funcionario.

En medio de tantas prioridades, de tantos derechos que exigir e injusticias por terminar, parecería baladí reclamar la retirada de una letra en nuestro carnet de identidad. Sin embargo, tan menuda presencia no disminuye en nada su gravedad. Más aún cuando el propio documento tiene ya una foto de su titular, donde pueden verse los rasgos físicos.

Ningún ciudadano debe ser evaluado por el color de su piel, ni ubicado bajo una categoría según la cantidad de pigmento que lleva en su epidermis. Tales rezagos burocráticos tienen más de archivo carcelario que de registro cívico. No es cuestión de melanina, sino de principios.

The post Raza e identidad appeared first on Generación Y - Yoani Sánchez.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Cotidianidad, Crónicas, Cuba"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Saturday, 15 Feb 2014 22:33

feria_del_libro

Tras los anaqueles hay otra Feria Internacional del Libro. Una que apenas se percibe entre los tabiques y las paredes de las áreas expositivas. Nunca la narrarán los periódicos nacionales, pero ese evento paralelo y oculto sostiene al otro. Un entramado de penurias, jornadas laborales sin fin y salarios paupérrimos, soportan la principal vidriera editorial de la isla. Por cada página impresa, hay una larga lista de irregularidades, improvisaciones y expoliaciones

El Instituto Cubano del Libro (ICL), es el principal organizador de esta fiesta de la lectura que se realiza cada febrero. Sin embargo, el propio organismo estatal que controla la producción literaria se encuentra agobiado por la falta de recursos y los escándalos de corrupción. Su directora Zuleica Romay ha pedido la renuncia semanas antes de comenzar la FIL. Sin embargo, aún resulta una incógnita si le otorgarán la “liberación” de sus responsabilidades o deberá “cumplir con el deber” de mantenerse en su puesto.

Muchas de las personas que trabajan en esta vigésima tercera edición de la Feria, hacen el papel de hormigas que evitan el derrumbe del hormiguero. Los méritos que se anotarán a la cuenta del gobierno cubano, son el fruto de sacrificios personales y atropellos que ningún sindicato reclamará: almuerzos que se demoran o nunca llegan, decisiones editoriales que no pueden ser tomadas porque primero “hay que consultar al compañero de la seguridad”, trabajadores que llevan recursos de sus propias casas para adornar el lugar, libros que viajan en el maletero de un auto privado –o en la cesta de una bicicleta- a falta de gasolina institucional y un suministro de agua que no llega hasta la boca de los sedientos empleados…

Una “Feria escondida”, que no aparecerá en las estadísticas ni en los titulares.

The post La Feria que no se ve appeared first on Generación Y - Yoani Sánchez.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Cotidianidad, Crónicas, Cultura, Gobier..."
Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 12 Feb 2014 16:27

Pinche aquí para ver el vídeo

Peculiar en su generación, Santiago Feliú fue durante años el cantautor que más escuché de la Nueva Trova. Sus temas se alejaban de la poética manida de sus contemporáneos y llegó a crear un estilo personal e inimitable. Había cierta dureza de la vida real en sus letras, carentes de afeites pero con lirismo. Él mismo destacaba en medio de otros que una vez fueron rebeldes y terminaron como oficialistas, entre aquellos peludos que pasaron a llevar cortes de pelo a lo militar y tantos alternativos convertidos en funcionarios con guayabera.

Personaje querido en las peñas, el autor de “Para Bárbara” frecuentaba tertulias y descargaba con guitarra, ron y gente prendada de sus notas. En la sala de nuestra casa cantó alguna que otra vez y nos sorprendía verlo tartamudear cuando no entonaba una melodía. Como el albatros de Baudelaire que vuela alto, pero resulta tremendamente torpe al caminar por la cubierta de un barco… de un barco encallado en este caso. Se proyectaba asequible, cercano, humano, sin alardes ni arrogancia. Era uno más entre nosotros, uno como nosotros.

Al morir, nos ha dejado con la imagen de su melena intacta, sus pulsos de cuentas de colores atados a la muñeca y esa ropa oscura que sentó moda. Aún le quedaba tanta vida, tantos acordes; a él, el tímido, el irreverente, el joven para siempre. Se nos ha ido, se fue, como “estos días de mierda que también se irán”. Por esta vez no ha tenido razón, pues “no eres tú mi amor” pero tampoco son los demás… sino que ha sido Santiaguito, que en medio de la madrugada tocó su última nota, apuró el trago final y nos dejó con su música para siempre.

The post No eres tú mi amor, ha sido Santiaguito appeared first on Generación Y - Yoani Sánchez.

Author: "Yoani Sánchez" Tags: "Crónicas, Cultura"
Send by mail Print  Save  Delicious 
Next page
» You can also retrieve older items : Read
» © All content and copyrights belong to their respective authors.«
» © FeedShow - Online RSS Feeds Reader