• Shortcuts : 'n' next unread feed - 'p' previous unread feed • Styles : 1 2

» Publishers, Monetize your RSS feeds with FeedShow:  More infos  (Show/Hide Ads)


Date: Wednesday, 19 May 2010 23:16

Mini-moh

Mientras tanto, en España

Author: "judas" Tags: "Religión, The Net, Everybody Draw Moham..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Tuesday, 13 Apr 2010 22:34

Han demostrado muchos sicólogos, muchos psiquiatras, que no hay relación entre celibato y pederastia , pero muchos otros han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pederastia

Cardenal Tarcisio Bertone según La Verdad, 13 abril 2010

Creo que a todos nos gustaría tener acceso a los estudios de esos psicólogos y psiquiatras, y que se concretara un poco más aquello de “me han dicho recientemente”, que sugiere alguna publicación reciente. En realidad, lo que los psicólogos y psiquiatras no dejan de demostrar es que la orientación sexual (hetero, homo, bi, trans) poco tiene que ver con nada más que con, bueno, la orientación sexual (que no es poco, pero no es todo) y que no tiene por qué degradar el resto de la personalidad. Para llegar a estas conclusiones, tan interesantes como que una pareja gay es tan apta a la hora de adoptar como una hetero (lo importante es querer adoptar y tener estabilidad, dicen), han tenido que esperar a que decir que uno es gay no supusiera la muerte (real o figurada) o a que, en efecto, existiesen parejas homo libres de declararse tales con hijos para poder estudiar. Estos estudios sí son, por tanto, recientes.

Las palabras de Bertone, a falta de más datos, carecen de justificación. Pero podríamos suponer que tuviese razón en su tesis y los casos de pederastia que han tenido lugar en el seno de la Iglesia fuesen fruto no (exclusivamente) del celibato sino de la homosexualidad, y ver a dónde nos lleva la idea. Por supuesto, no es necesario comprarle la moralina homófoba: sabemos por experiencia y porque así lo van sugiriendo los diferentes estudios que van apareciendo que la homosexualidad en general no se relaciona con la pederastia. ¿Cuál es el hecho diferencial de ambos casos? Ciertamente no (sólo) el celibato. Si los homosexuales no son pederastas pero en el seno de la Iglesia la homosexualidad conduce a la pederastia el señor Bertone se acaba de meter en un berenjenal mayor del que esperaba.

Descartando el celibato, ¿qué clase de sistema moral se administra a unos hombres adultos para que, ante el impulso de mantener sexo consentido con otros hombres adultos, terminen violando niños? Me da la impresión, y es eso nada más, que se inculca tan a fondo en los prelados la maldad intrínseca de la homosexualidad que éstos, ante sus impulsos, prefieren dañar a lo más débil que tienen a mano para saciase antes que romper ese tabú. Aún siendo generoso y aceptando que, como dice Bertone, son homosexuales (loego quieren sexo con hombres) y no directamente acosadores de niños (conocer la proporción de niñas, además de seguramente escabroso, sería muy ilustrativo de esto…) creo que es peor el remedio que la enfermedad.

Si lo que la Iglesia inculca a sus futuros pastores los lleva de querer practicar sexo consentido con hombres a preferir violar niños antes que desafiar esa prohibición, entonces al asunto legal de los encubrimientos (parte importante de todo esto) se suma el moral de cómo se puede llegar a este grado de degradación mental.

Author: "judas" Tags: "Religión, Bertone, celibato, homosexual..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 28 Mar 2010 06:07

Ramos de Domingo
Ramos de Domingo

Era fácil e inevitable.

Author: "judas" Tags: "Religión, Semana Santa"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Saturday, 27 Mar 2010 04:17

Se acerca la Semana Santa y los creyentes, otro año más, salvan la vida de milagro.

Preparando la pila

En la magen, grupos organizados han pasado toda la jornada amontonando imágenes religiosas. Según la tradición, arderán esta noche y para el sábado deben ser poco más que cenizas humeantes.

Velas y cirios

Es parte de la fiesta el cubrir de velas y cirios las tallas hasta la hora de su quema por cuestiones de horario infantil: aunque no puedan quedarse a la hoguera, los niños de este pueblo deben aprehender la belleza iconoclasta del fuego reflejado en una imagen divina sufridora.

País.

Author: "judas" Tags: "Ateísmo, Semana Santa"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 30 Dec 2009 00:29

Intro

Pues sí: yo también me he decidido a poner un crucifijo en mi blog. Y no sólo eso: también estoy de acuerdo con la iniciativa de llenar los blogs de crucifijos. Te animo de verdad a que pongas uno en tu página web. No me he equivocado de fecha (ya no es 28 de Diciembre) ni se me ha escapado una errata. Si no ves el crucifijo en ningún lado, te lo puedo explicar: he buscado intensamente el modelo exacto que quiero poner, pero no lo encuentro. Es el que sale en The Omen III, con el crucificado clavado de cara a la cruz y dando la espalda al respetable, ya que puestos a ser blasfemos la cruz invertida se me antoja poca cosa y la rana crucificada demasiado infantil (¡si ni siquiera sangra!). Pero el pueblo reclama banners que ilustren este tipo de cosas y yo al pueblo no le puedo negar nada, así que más abajo está el premio.

Además, y sin contradicción, exijo la retirada inmediata de símbolos religiosos de lugares institucionales. Ya verás, ya.

El Manifiesto del nuevo Sanedrin

Puede que me equivoque (a fin de cuentas sólo he leído unas cuantas veces los evangelios), pero me parece que el protagonista acaba condenado precisamente porque unos cuantos no terminaban de entender la diferencia entre delito y pecado o, por decirlo con otras palabras, la separación de lo civil y lo religioso. Resulta, desde este punto de vista, muy curioso ver cómo los que mantienen posturas ideológicas tan inmutables como los verdugos piden que pongamos una imagen de la víctima como recuerdo, pero lo más probable es que no se hayan dado cuenta de ese paralelismo.

Anda muy soliviantado el sector católico, área practicante, con la posibilidad cada vez más cercana de que todos los símbolos religiosos tengan que salir de los espacios institucionales. Hasta han redactado un manifiesto, demostrando que es posible escribir cosas sin idearlas porque simplemente no pretenden contener ideas:

queremos hacer notar que desde hace más de 2.000 años, el Crucifijo no sólo ha sido un símbolo exclusivo de los cristianos –para los que significa sin duda la salvación realizada por Jesús a través de su muerte y resurrección-, sino también es expresión de todos los valores que aporta la civilización occidental

… por lo que se ve que tampoco pretende contener verdad histórica…

en aquellos lugares donde la cruz ha sido retirada o postergada, existe no sólo una falta de tolerancia, sino que es notoria la merma democrática, y por ello, tanto la libertad como los derechos humanos subsisten de un modo muy precario o incluso llegan a desaparecer

… véase, por ejemplo, Francia.

Vista la introducción la manifiesto, uno espera encontrarse los lugares comunes en su redacción y no consigue sorprenderse, me temo. Se empeñan estos creyentes en enseñarnos mediante textos legales qué es la libertad religiosa, pero fallan estrepitosamente a la hora de justificar por qué retirar los símbolos de las distintas confesiones de los espacios institucionales quebranta ese derecho. Fallan estrepitosamente porque no hay manera de hacerlo sin caer en la imposición, claro, pero de eso tampoco se dan cuenta o intentan maquillarlo:

una inmensa mayoría de la población española, ya sean creyentes o ateos, ven en la cruz un símbolo de amor, entrega, esfuerzo y solidaridad

Y dos huevos duros, majo.

Gracias por hacernos el trabajo

Rebobinemos. Hay un creciente rumor de librepensadores que viene a decir que ya está bien de mirar para otro lado cuando los creyentes se empeñan en imponer sus amigos imaginarios. Existe una sentencia del Tribunal Europero de Derechos Humanos que dice, y nadie sabe contradecir, que la presencia de símbolos religiosos en clase va en contra del derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias conviciones (lo que viene siendo, a fin de cuentas, el reconocimiento de que el crucifijo va contra la libertad religiosa). En conjunto pedimos la retirada de esos símbolos de espacios institucionales. Y van y montan una campaña que consiste, precisamente, en llenar los lugares privados de crucifijos. Y lo llaman rebeldía y dicen que lo hacen porque se va a recortar su libertad.

Uno duda si llamar estúpido este comportamiento es ir demasiado lejos, pero huele un poco a estupidez ciertamente. Más cuando una de las razones para llenar Internet de crucifijos es molestar a aquellos a quienes, según ellos, la sola visión de la cruz pone de mal humor. Sin entrar en la esquizofrenia propia de quien cree vivir una guerra cósmica maniquea (y todas las implicaciones que eso conlleva), nuestros creyentes son tan poco dados a calentarse la cabeza que sólo conciben un origen demoníaco a todo esto. Los que pedimos la retirada de los símbolos somos o malos o tontos útiles del maligno. Se puede estar más perdido, pero hay que entrenar y consumir cosas ilegales. Y mientras lloran, se rasgan las vestiduras y echan cenizas sobre sus cabezas, ocupan las tres pistas del circo y eluden mediante golpes de pecho el asunto. ¿Qué asunto? Pues el asunto de que, reitero, la retirada de los símbolos religiosos de los espacios institucionales no sólo no vulnera sus derechos sino que empieza a hacer efectivos los míos. Libertad, de eso se trataba creo recordar. Si acaso hablarán -vagamente, que ni saben profundizar ni podrían aunque quisieran pero el caso es hacer ruido- de la herencia judeocristiana de Occidente, como si los avances en la libertad individual de este continente no fueran producto, precisamente, del progresivo desalojo de lo religioso del ámbito institucional. Aunque claro, para eso hay que negar que la cruz lleve 2000 años siendo símbolo de democracia o terminar la ESO.

No conozco a nadie que se moleste al ver un crucifijo en una iglesia, sobre el campanario. O en una bandera colgada de un balcón. A mí no me molesta ver crucifijos en blogs, sólo me sirve de aviso para saber de qué pie cojea el autor (igual que ver su blogroll o si tiene el banner de Red Liberal) y creo que tiene perfecto derecho a decorar su casa como quiera. Así que por eso recomiendo la iniciativa.

Pon un crucifijo en tu blog, sí, pero sácalo de mi colegio.

Libertad Religiosa

Licencia Libre: copia, modifica, distribuye…
blasfema, hermano.

Pon un ahorcado en tu blog

Hay que hacer un gran esfuerzo, pero es posible incluso entender lo irracional. Como antiguo fundamentalista comprendo perfectamente que los católicos se echen las manos a la cabeza: queremos una escuela sin dios, y una niñez sin dios es algo aberrante en su mundo. Pero sigo sin ver la agresión en ningún lado: pon la cruz en tu blog, en tu casa, en tu escalera, en tu edificio; haz procesiones, manifestaciones y vigilias; vive tu vida religiosa tal y como la has vivido hasta ahora, pero saca tu cruz de mi colegio. Creo que es una petición bastante educada.

Donde sí veo la agresión es en otros muchos sitios, donde apelan a tradición milenaria, historia, moral y demás pajas mentales de quien cree que sin dios no hay empatía. La veo constantemente en Irán, pero esos son homosexuales y no creo que veamos una campaña católica invitando a poner un ahorcado en tu blog. Y razones hay: como símbolo de odio irracional, para recordar cómo una fe desmedida se olvida de la humanidad que dice tener cuando no domina, como recordatorio de cómo una imposición puede colarse hasta en aspectos tan íntimos del individuio como su sexualidad… Vamos, que de homofobia no hay justo ni aún dios.

Maldito el hombre que cuelga del madero, dice la Biblia. A Jesús parece que le salva de eso el morir por amor a sus amigos. Los gays de Irán deben morir porque odian a sus parejas, supongo, y no merecen reconocimiento. Si tan sólo resucitasen…

P.D. Dedicado a Daniel Ballesteros (curioso blog, curiosa dirección, curioso cacao mental).

Author: "judas" Tags: "Política, Religión, The Net, crucifijo..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 04 Dec 2009 05:30

Primero, que ya os vale.

Segundo, que lo que se intentaba colar era bastante vergonzoso, pero seguramente hay que explicarlo porque vergonzoso es mearte encima y también pegar a tus hijos y no son lo mismo.

Tercero, que si no lo he entendido del todo mal, la idea era crear una Comisión dependiente del Ministerio de Cultura con unas atribuciones muy específicas: denunciar páginas web con contenidos sujetos a propiedad intelectual e iniciar procedimiento administrativo, vinculante para operadoras, con el fin de documentar esa denuncia. El hecho de que sea el juez a posteriori el que ordene cierre (o desconexión del usuario) o pueda la Comisión forzar un cierre cautelar (o desconexión del usuario) anterior al proceso ya no lo tengo tan claro, y me gustaría, pero me da en la nariz que, dado el caso y ante un aviso de apertura de expediente, un usuario bien podría acudir al juez y paralizar esa supuesta desconexión.

Cuarto, que sí: estaríamos institucionalizando lo que lleva un tiempo haciendo la SGAE: denunciar y esperar que el juez decida. Con una salvedad: ahora la Comisión podría obtener datos privados a los que antes la SGAE no tenía acceso.

Quinto, que por eso da igual lo que diga el PFGS de turno. Hoy he llegado a leer que si las leyes se colgaran en wikis editables por ciudadanos estas cosas no pasarían. Que lo que peligra aquí no es el p2p, ni la compartición de archivos. Van a por los uploaders.

Sexto, que es el momento de que vuelvas al cuarto. Alguien va a poder exigir a tu operadora tus datos. Ya veo el primer recurso, y quedará en nada, pero asusta un poco ver cómo es la idea de partida.

Séptimo, que volviendo al quinto: van a por los uploaders, esos usuarios que no comparten mediante redes p2p sino que suben archivos a MegaUpload, RapidShare, NetDownload y similares, y que sí reciben beneficio.

Octavo, que la obra cultural debe ser gratis… si su autor decide que así lo sea. Sin perderme en copias privadas e intercambios legítimos entre pares (gastar tiempo en subir en emule no equivale a ganar dinero por descarga en MegaUpload, creo que el p2p es un gigante bookcrosing con algunos callejones muy oscuros llenos de software ilegal y otras cosas menos bonitas) creo que todos estaremos de acuerdo. Una vez fijados los deseos del autor, sin embargo, debemos atenernos al mundo real y tener en cuenta cosas como la calidad del consumidor (quinceañeras de messenger, tuenti y emule) o la posibilidad de distribución. Credme: estaría encantado de consumir todos los productos que se anuncien en la cadena que emita en versión original Jeckyll. O el medio: un dibujante sabe que te está regalando sus viñetas en un periódico online, aunque él las cobre, y a la vez te está cobrando las que aparecen en un libro físico. No es todo gratis total o all your data are belong to us.

Noveno, que si la cosa va contra los uploaders, que sepan que los tienen tras la nuca. Y a ver quién les defiende. Que dé un paso al frente.

Décimo, que creo que todos estaremos de acuerdo en que eso de que una Comisión de Cultura tenga acceso a datos privados no es bueno. Pero lo necesitan, parece, si quieren ir a por los uploaders, si quieren poder identificarlos para iniciar acciones judiciales contra ellos.

Undécimo, que creo que ese es el meollo del asunto más allá del griterío. Podéis ir en paz, p2peros que esto no va con vosotros. La pequeña liga twittera contraria al Manifiesto tiene razón: esto judicialmente no cuela y no iba a colar ante el primer recurso por defecto de forma en la obtención de datos, o la primera negativa de una operadora. También tienen razón: esto sí va de derechos de autor, porque se va a por los uploaders que son los que se los saltan. Pero también va de derecho a la intimidad: asombra, repito, que ese planteamiento sea un punto de partida.

Duodécimo, que feliz año nuevo. Esto…

Author: "judas" Tags: "The Net, Manifiesto de Internet y blabla..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 28 Oct 2009 01:58

Introito

Lo malo de querer saber un poco de todo es que nunca sabes demasiado de nada. Uno termina teniendo nociones en vez de conocimientos, y debe andar con cuidado para no embarrarse. Por poner un ejemplo al caso, no soy ni siquiera un profano de la Historia, mucho menos de los pormenores de la antigua. Vamos, que (como habrás adivinado por el título, esta entrada va sobre Ágora) no entro ni salgo en si Amenábar se toma licencias, miente o interpreta, que me queda bastante grande y que los que saben ya dicen. Pero hoy, por fin, he podido ir a ver la película, en un pase a media tarde y con otras diez personas en la sala.

Hay quien quiere ver en la cinta un alegato contra el cristianismo, cuando lo es contra la barbarie. No sé si es común la creencia de que el cristianismo se extendió por el mundo occidental sin controversias, o si nadie es capaz de relacionar las Guerras de Religión con la religión predominante, pero en mi ignorancia pensaba que era materia común conocida que la implantación de una religión tan iconoclasta como el cristianismo primitivo, en un mar greco-romano de creencias laxas, había sufrido episodios claroscuros. La repercusión entre los círculos creyentes más exaltados me hace ver que, más bien, es al contrario y ni siquiera ellos recuerdan los cismas, declaraciones de herejía y persecuciones a las que ha asistido este continente.

Parece que sólo existen dos opiniones posibles: o el cristianismo destruyó el saber antiguo y obstaculizó el progreso científico hasta que la enmienda a la totalidad lo amenazó realmente y tuvo que tragar, o en realidad fue el garante de los sabios y su sabiduría, asimilándola y enorgulleciéndose de ella, y dejando las bases listas para la explosión del conocimiento de los últimos siglos. La realidad, siempre tozuda, decide que se trata de un poco de ambas. La primera por fanatismo, la segunda por necesidad.

Pero decía que, en mi opinión, la cinta trata de violencia. O de algo más profundo que la subyace.

Cuando la razón no vale

Los ateos, que comemos niños por la mañana, gustamos controlar mentes por la tarde. No se lo vayan a decir, pero me ha costado mucha concentración convencer a Santiago Navajas de que fuera a ver la película, publicara hoy un comentario sobre ella y destacara justo la frase que yo quería destacar. Y todo esto sin que él lo sepa. Las respuestas que recibe, loas a César Vidal incluidas, ya no son cosa mía.

Realmente sólo se puede sacar algo en claro de Ágora si le damos la vuelta al celuloide y mirando su envés prestamos atención a lo que el director trata de enmascarar. El momento clave ocurre cuando el asalto de la turba cristiana a la Biblioteca, donde se han refugiado los politeístas y uno de éstos exclama algo así: “Pero, ¿de dónde han salido tantos cristianos?” Sin embargo, toda la película mira hacia otro lado. Los desesperados, los explotados, los masacrados… el gran magma de la esclavitud sobre el que se había edificado la civilización griega y, posteriormente, la romana encontró en el mensaje cristiano de la igualdad esencial de los seres humanos el pivote revolucionario sobre el que iba a edificarse el cristianismo, para sorpresa de restos aristocráticos que, como Hipatia, habrían aprendido de Aristóteles que la esclavitud es “por naturaleza”.

Cuando uno cuenta una historia, no puede contar todo lo que acompaña a esa historia o tendría que contar el cuento desde que el mundo es mundo. Sin embargo, sí que he echado de menos una explicación a la explosión del cristianismo, aunque realmente hubiese estado bastante fuera de lugar: si la idea era mostrar el relato según los ojos de Hipatia y los suyos, decir que se dieron de bruces con la realidad no me parece muy descabellado. La realidad, en este caso, fue una ola de destrucción.

¿De dónde han salido tantos cristianos? Claramente, de un mundo en el que tener razón no era suficiente, seguramente porque antes de la satisfacción intelectual el ser humano tiene otras ansias que saciar. En ocasiones se nos acusa a la izquierda de justificar actos que sólo tratamos de entender. En este caso, hagamos de abogado de Cirilo.

El cristianismo tiene razones que la razón no entiende

En realidad tanto el cristianismo como Cirilo e Hipatia son meras etiquetas plausibles históricamente, pero el conflicto es mucho más profundo. Se dice bastante a menudo que ciencia y religión son incompatibles, o que son perfectamente complementarias. Yo me suelo inclinar más bien por la primera, porque seguramente tengo una opinión sobre la religión bastante negativa, pero sé reconocer la realidad de la segunda. Nadie negará que un occidental del siglo XXI puede ir a misa un domingo y a trabajar a un laboratorio de física elemental un lunes perfectamente, sin tener una encarnizada lucha interna. Cuando los que lo afirmamos decimos que ciencia y religión son incompatibles nos referimos más bien a que sus fundamentos lo son. Revelación y razón son dos términos bastante contradictorios, así que no es de extrañar que sus derivadas (religión y ciencia) entren en conflicto.

Tendemos a creer que todo el mundo es tan civilizado como nosotros. Sabemos qué son las estrellas y la Luna, y qué es un planeta, y lo sabemos más allá de toda duda. Hemos vivido y estudiado distintos sistemas de gobierno y separaciones entre creencias y leyes, y hemos estudiado sus consecuencias. Nuestra propia Historia ha ido poniendo al hombre más y más por encima de otras consideraciones. Lejos nos quedan los tiempos en que la gente se mataba por pensar diferente sobre esos asuntos que ya creemos superados, pero esa superación es una ventaja con la que contamos que muchas veces pasamos por alto. Para llegar a ese estadio antes tenemos que poner muchos pilares, y uno de los errores que solemos cometer es tratar de inculcar esos saberes en personas que no disponen de esos cimientos necesarios. Tratamos de exportar democracia a regiones en las que pensar que la Tierra no es plana es una locura blasfema inconcebible. Hay literalmente millones de personas que nunca creerían que se puede ir a la Luna porque sencillamente no pueden.

También ocurre al contrario. Una de las razones por las que me hice ateo es que si dios existiera sentía que debería ser algo tan grande que no contemplaba lugar o situación en que él no debiera estar presente en toda mi vida. Si tenía que creer, debía hacerlo contra evidencia pues en caso contrario, ¿qué valor tiene? Miré alrededor y elegí en conciencia, pero algunas cosas permanecen. Soy de los que opinan que hay que ser consecuente, y eso implica, por ejemplo, que crea tremendamente equivocadas las soflamas homófobas que vienen de parte de la Iglesia, pero entienda las razones que llevan a sostenerlas. Cuando uno se ve superado por una idea como la de dios, el hecho de que las personas se equivoquen o sufran pierde perspectiva y es irrelevante. Afortunadamente, el asunto religioso en este oasis occidental ya no se lleva de ese modo, porque ya casi nadie ve a dios así. Desgraciadamente, este oasis es limitado. Pero el problema es que los que vivimos en él hemos olvidado que la razón no siempre convence, porque a veces no es bienvenida. Mäs que olvidarlo, muchos no pueden concebirlo, lo que nos pone en clara desventaja.

Cirilo tenía múltiples razones. Tanto él como muchos otros, en tanto su propio sistema de creencias y su valoración del mundo le hacían creer que actuaba rectamente, y en cuanto carecía de la capacidad argumental de entender su error. Esto, lejos de ser una justificación, es un punto de partida. Porque si la idea es minimizar los efectos fundamentalistas de las religiones, primero hay que diagnosticar el problema aunque nos disguste.

Hipatia somos todos

El error de Hipatia, de Alejandría y previsiblemente el de occidente es el mismo: menospreciar la capacidad humana para la barbarie. El ser humano, a mi juicio, no es bueno ni malo por naturaleza, sino animal. Un animal que a veces razona, como ya he dicho otras veces, lo que no lo convierte por arte de magia en un animal racional. En determinadas circunstancias su genio aflora y da a luz cosas como una revolución copernicana, las Leyes de Mendel o el Coliseo, pero para eso necesita de cierta estabilidad exterior y capacidad para dudar e innovar. Damos por hechas esas condiciones, pero son relativamente poco numerosas desde que bajamos de los árboles. Pero cuando se producen los que las viven suelen olvidar de dónde salieron o qué las rodea.

En occidente, como en las élites de cada gran imperio justo antes de caer (el catastrofismo no era mi objetivo, no me malinterpretéis), damos por sentadas esas condiciones hasta el punto de que, como en la película, no enfrentamos la realidad. Como en la película, los librepensadores comentamos ciertas alertas vagas (homosexualidad y catolicismo, penetración de la sharia…) como si no pasasen a dos calles de nuestras casas, y en nuestros círculos de confianza y sin atrevernos a afrontar un cara a cara. La idea de que dios te respalda, por el contrario, azuza la dignidad de los creyentes, que sostienen públicamente sus ideas con la convicción que sólo el convencimiento íntimo y la incapacidad para siquiera suponerse equivocado conceden.

Hipatia somos todos los que nos encerramos en nuestras convicciones razonadas mientras otros gritan sus creencias. Hipatia somos los que nos encontraremos, más pronto que tarde, a la barbarie fundamentalista de vuelta derribando nuestras puertas. Porque es algo tremendamente humano que no necesita de nada más que de destrucción de ciertas categorías mentales, un ejercicio que las sociedades demasiado acomodadas gustan de promover y las que viven incómodas realizan todos los días.

La lectura entre lineas diría que hablo de islam, o de su santa alianza con el catolicismo, pero en realidad voy mucho más allá. En toda idea autoritaria se repiten los esquemas: la implantación de nuevas categorías de pensamiento mediante un discurso pretendidamente razonado y amable acompañada de fanatismo en la ejecución y altanería en la confrontación. El poli bueno y el poli malo, en versión antigua. El cristianismo, en este asunto y salvando las distancias, no es muy diferente a un comunismo o a un nazismo muy pulido por los siglos. Pero la capacidad de crear monstruos no ha acabado ni, me atrevo a aventurar, acabará: no creo que exista un mecanismo biológico que nos empuje a la razón abandonando la revelación.

Hipatia murió porque las personas buenas no están dispuestas a defender sus ideas con sangre, y las personas fanáticas sí. Ese principio universal sigue siendo válido hoy, y el grado de fanatismo de la diferentes comunidades humanas no ha descendido demasiado a pesar de lo que pensemos aquí o de lo que hayamos progresado, como tampoco ha cambiado nuestra aversión como librepensadores a la violencia innecesaria.

Pero a lo que no tenemos derecho ya es a callar.

Author: "judas" Tags: "Cine, Religión, Ágora, Ciencia, Cristi..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 25 Oct 2009 04:52

Antecedentes

Lo he intentado. Lo he intentado muchas veces, y me consta que no soy el único. Todos en nuestra vida hemos pasado por el trance en alguna ocasión. ¿Quién no ha abierto la puerta y al menos una vez se ha encontrado con una pareja de Testigos de Jehová? Si no es tu caso, aún hay tiempo. Puede que los despaches rápido sin dejarles presentarse siquiera, pero ya lo has hecho. Ya has tenido contacto con creyentes. Otros, además de esperarlos en casa armados con balas de plata, salimos en su busca. Aparentemente gustan dividirse en distintas facciones, dependiendo del número y vestimenta de sus dioses, aunque hay un desequilibrio muy acentuado a favor de los que prefieren a un único amigo imaginario rodeado de una cohorte de mini-seres-superiores.

No es necesario siquiera hacer el esfuerzo de entrar en foros y listas de correo dedicadas a temas tan peliagudos como la sola fide o la reencarnación tántrica (aunque servidor se declara culpable de lo primero y desconocedor de lo segundo), todos tenemos familiares creyentes e incluso es posible que hayamos nacido en una familia de padres creyentes. De hecho, los creyentes están por todos lados. Si uno echa un vistazo a la Historia y al material del que está hecho el ser humano entiende cómo están ahí. El por qué sigue siendo un misterio.

Razonar no siempre funciona

Los creyentes, como todo parece indicar, creen. A pesar de la vasta cantidad de cosas en las que creer, los creyentes se decantan casi unánimemente por amigos imaginarios, seres superiores intangibles e inaprensibles que dirigen el Cosmos y, por ende, la vida humana. Algunos de ellos incluso gustan proclamarlos miembros de su familia, y los conciben como padres, madres o hermanos. Otros los prefieren en versión consciencia de la naturaleza, o incluso señores de la guerra interestelar.

Si todo esto te parece sorprendente, aún no sabes lo mejor. Los creyentes pretenden que sus amigos imaginarios no puedan ser criticados.

Al principio se te escapa una risa floja. Je, je, cómo no voy a poder cagarme en dios. Si se te ocurre tener ese desliz en presencia de un creyente, la intensidad de su mirada te convencerá de que en efecto habla en serio. Sal del shock. Sí, nadie espera tener que argumentar algo tan elemental (cuando dos personas se ponen a hablar, es de suponer la existencia de unos mínimos de comprensión mutua o hacemos el panoli) pero así es la vida, ofreciendote nuevos retos y violáceos horizontes. Es bastante probable que apeles a los tres clásicos.

Primero, que lo que se debe respetar son las personas y no las ideas. Dead end: un creyente sostiene eso, y además que sus ideas son respetables porque, en efecto, son las verdaderas. No sigas.

Segundo, que puedes criticar a sus amigos imaginarios tal y como criticarías a sus amigos físicos si dijeran lo mismo que los otros. No por poner una idea en boca de un ser invisible es mejor, dirías. Stop: olvidas el elemento revelación. Un creyente sostiene que sí hay una graduación moral en las normas basada en de boca de quién salen, y en esa lista su amigo imaginario va siempre el primero. Enlazando con lo anterior, esto es así porque, de nuevo, sus ideas son las verdaderas.

Tercero, que puedes criticar a sus amigos imaginarios porque son parte de nuestra propia cultura. Dirás que, además de su perfil religioso, tienen otro meramente social. Fail: recuerda que estás hablando con los que dicen tener la exclusividad acerca de la nomenclatura civil del matrimonio mientras sus vicarios se abstienen voluntariamente de ejercerlo. Están francamente acostumbrados a tomarse como propios los asuntos de terceros, incluidos los iconos culturales y los compañeros de alcoba. De nuevo, y enlazando con lo anterior, porque los creyentes sostienen que sus ideas son verdaderas de acuerdo a su amigo imaginario.

Ponte en su lugar

Seamos serios: siglos de debate religioso no han permitido erradicar a los creyentes. Sí, ya no mandan e imponen, pero siguen siendo tremendamente irracionales y hay que convivir con ellos. Un desastre, vamos. Uno no puede perder el tiempo tres veces al mes encontrándose con creyentes exigiendo respeto a sus ideas verdaderas reveladas por su amigo imaginario y respeto a las representaciones idealizadas de su amigo imaginario y respeto a las intromisiones en ls vidas ajenas porque su amigo imaginario se lo ordena. La estrategia de debatir no funciona. Hay que usar técnicas novedosas, y a falta de telepatía o lectores de mentes lo mejor es intentar ponerse en su lugar. No para pensar como ellos, sino para defenderte como ellos. Partamos de la base de que existe un amigo imaginario supremo (sin perder generalidad: en caso de ser varios los dioses seguro que pelean para jerarquizarse, et voilà), peldaño básico en la escalera de entrada a la mente del creyente, y tiremos del hilo…

Moisés fue un blasfemo. Un blasfemo contra los dioses egipcios, claro. Se le perdona porque su dios era más verdadero que los Serapis, Isis, Set y demás fauna. Digámoslo de otra manera: el amigo imaginario supremo eligió a Moisés para blasfemar contra los dioses egipcios y extender su culto, que se basaba en haz esto o te mato. Si no lo adorabas, ibas derechito al infierno físico. Un dios militante, vaya.

Jesús fue un blasfemo. Un blasfemo contra el dios del Antiguo Testamento. Se le perdona porque su dios era más verdadero que los días de reposo sagrados, la blasfemia (ha dicho Jehová) y la lapidación de adúlteras. Digámoslo de otra manera: el amigo imaginario supremo eligió a Jesús para blasfemar contra el dios del Antiguo Testamento y extender su culto, que se basaba en haz esto, cariño, que no te quiero castigar. Un Jesucristo colega dios enrollado, al que si no adoras parece que te tendrá una eternidad de cara a la pared.

Veamos la tendencia. Cada amigo imaginario supremo imperante se dedica a blasfemar contra los anteriores para extender su culto, basado cada vez menos en la autoridad hasta llegar a veces a la condescendencia: dios muerto por el hombre. Qué patetismo de amigo imaginario, y qué mente más cruel la que lo imagina, pero no estamos aquí para juzgar sino para, repito, ponernos en su lugar. Literalmente.

Ha llegado un nuevo amigo imaginario supremo. No tiene nombre ni culto, pero cumple a rajatabla la premisa de la blasfemia contra los dioses anteriores. Además, siguiendo la curva en descenso imparable según la cual los creyentes prefieren amigos imaginarios con cada vez menor autoestima, el nuevo amigo imaginario supremo nos pide expresamente que lo despreciemos. De corazón. Cágate en dios sustituye al viejo amén. Y siguiendo la tendencia de rizar el rizo, si no lo adoras (es decir, si no blasfemas) te cortará el ADSL.

Esto, que evidentemente es una gilipollez, puede resultar muy útil cuando se debate con creyentes. Porque está escrito en su mismo lenguaje, en unos términos que pueden entender perfectamente (cuidado: si dices amigo imaginario y no dios pueden enfadarse) y con una autoridad moral que les resulta perfectamente natural. No es necesario que empieces a creer en el nuevo amigo imaginario supremo, es una invención (¡cazurro!). No tenemos que ponernos a construir templos ni redactar leyes sagradas y fingir que vienen de nuestro bisabuelo el camellero, ni inventarnos una cara amable y fotogénica para nuestro amigo imaginario supremo. Sólo recuerda fingir adorarlo cuando te encuentres con un creyente.

Algunos dirán que darles la razón como a los locos. Casi: no les das la razón, les dices que su fe ya no es la verdadera. En lo de locos ya no entro.

Author: "judas" Tags: "Religión, blasfemia, humor"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 23 Oct 2009 04:10

Tengo que confesarlo: nunca me ha gustado el diseño de NeoProgs. Estuve cerca de tres meses dándole vueltas a una idea de grises solapados y pestañas raras, con letras rojas semiescondidas. No me parecía adecuado y no le agradaba a nadie, así que en un par de tardes de esas de picar código me saqué de la manga un theme para WordPress anguloso, duro en sus colores y demasiado seco. La paleta ni siquiera tiene sentido. Además, el hecho de que el Sistema de Gestión de Contenido te añada páginas para categorías, etiquetas, búsquedas, archivos de años, meses y días y demás hizo que el trabajo quedara permanentemente inacabado.

Por si fuera poco, la construcción interna del sitio estaba ya a punto de reventar. Una mala elección a la hora de sindicar entradas iba a hacer estallar la base de datos. Houston, we have a problem.

Así que hará unos tres meses (necesito mejorar mi productividad..) lo hice todo al revés. Tenía más o menos claro cómo quería hacerlo, qué colores iba a usar y cómo organizaría el asunto internamente. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas; el ensayo-error, sin embargo, es efectivo como técnica de aprendizaje, aunque sea lento. Así que con cuidado y una instalación local de WordPress me puse manos a la obra.

Pero no todo es ponerse a adornar con lazos. También he estado pensando en qué queríamos que fuera NeoProgs. A mí, como administrador, no me interesa asistir a eventos como invitado de excepción por ser precisamente administrador de un simple y llano agregador de webs. Si mis compañeros dicen cosas interesantes, ya los invitarán a sitios si acaso por sus muchas cualidades. Tampoco me interesaba, a título personal, ser «cabeza visible» o «mandamás» del lugar. ¿Qué notoriedad puede sustentarse en el trabajo y los escritos de tus amigos? No, más bien es al revés: en NeoProgs tratamos de hacer de altavoz a las ideas (e idas de olla) que se nos ocurren a un grupito de colegas de la Red, acompañados por unos cuantos invitados de lujo. Y en esta situación lo natural es ir abriendo la puerta.

Tengo que darles las gracias a bordesinremedio, a Citoyen, a Mario, a Geógrafo, a (don) Jesús Zamora, a Lüzbel, a Pablo, a Roger y a SuperSantiEgo. Ellos son los que dan contenido a NeoProgs, que en realidad se limita a recoger y condensar. Algunos de nosotros, además, le dedicamos tiempo al hijo tonto del proyecto, Los dos minutos de odio.

Además quiero darles la bienvenida a unos cuantos nuevos, que hemos incorporado en dos oleadas convergentes. Stanislao Maldonado, de Asesinato en el margen, llega recomendado por Citoyen. NeoProgs no tiene mujeres, pero hemos cruzado el charco. Para mí es todo un descubrimiento. gsantamaría de Con k de kilo es otra nueva adquisición para hacernos pensar. Ambos habían sido invitados hace ya meses, pero mi afán por procrastinar ha provocado que sea hoy cuando se estrenen. Mea Culpa. Pero ya que estábamos, estiramos un poco más la ampliación hacia el círculo de amigos de la Red. Unos cuantos de nosotros somos bastante activos en Twitter, así que queríamos incluir a la gente con la que solemos charlar. Jorge Barraza, de Cuaderno de un veinteañero, viene dentro de este paquete. Esperemos que mantenga su blog en una década, aunque el nombre esté cogido: Javier Maján es Treintanyero, de derechas y NeoProg. Como guinda del pastel, y ahorrémonos comparaciones con figuritas de tarta nupcial, Demócrito y Ender de Como queráis no podían quedarse fuera. Aunque les haya recortado el caduceo, el logo de su blog es un dios.

Como educar un hijo único puede dar lugar a que lo malcríes, y más si eres un despistado como yo, a Los dos minutos le ha salido un hermano: P.I.F.I.A.. Es una idea de Roger que yo miro de refilón porque no termino de encajarme dentro. Yo soy fan de cómics Chick y de los Caballeros del Zodiaco, pero no soy ancap porque no me lo merezco no doy la talla. Allí además ha empezado a cobrar vida un ecosistema propio. Acabo de echarle un ojo a la lista de autores del sitio, y no conozco a la mitad. Muchas gracias, pasadlo bien y que rule eso que…

NeoProgs en realidad son ellos, porque yo tengo una frecuencia de escritura tan acentuada que me acaba de llegar un mail preguntando si había cerrado el blog. Pretendo (y van…) cambiar eso y poder sacar tiempo, ganas y coherencia para escribir algo legible, o para terminar la sólo empezada reescritura de la vida del Iscariote, o para darle algo más que una introducción al ese relato corto que me ronda la cabeza…

Mientras tanto, para evitar tener que escribir me he dedicado a la parte menos bonita de estas cosas, esa que los entendidos en Social Media no hacen: construir la herramienta. En NeoProgs (un WordPress normalito que abusa de los buenos plugins que la gente decide liberar gratis) ahora tenemos un agoragador, y a pesar de lo que quieras pensar la elección del nombre no tiene nada que ver con Alejandría. Buscaba una voz clásica que denominara un punto de debate, y foro es un término muy concreto en Internet: pues ágora. El juego de palabras con agregador es una de las muchas tonterías que me he permitido. También tenemos una Cátedra Pítica, que equivale a lo que eran los Destacados. En teoría debe alojar entradas que queramos resaltar o textos externos relevantes; en la práctica ya veremos. El buscador parece que funciona, pero además tenemos una página de archivo y una nube de etiquetas (que dependen de las de cada agregado, por lo que son bastante personales…). Sí, tenemos un formulario de contacto, pero no es para preguntar cómo se puede entrar en NeoProgs. Ni, si te contestamos, para que añadas la dirección a tu lista de correo. Y hasta aquí puedo leer.

Ahora, si no os importa, voy a terminar de ver BSG: The Plan antes de que amanezca.

Author: "judas" Tags: "Asuntos Internos, The Net, neoprogs, red..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Monday, 22 Jun 2009 06:10

El sábado pasado llegué de Madrid a eso de la una de la madrugada. Había estado desconectado apenas dos días, pero llegué a tiempo de presenciar el nacimiento de algo, un movimiento que se ha dado en llamar la Revolución Verde. Es bastante probable que aún hoy, más de una semana después, no sepas de qué se trata. No debe extrañarte: a pesar de lo que algún gurú de Internet te quiera vender, al menos la parte internacional de dicha Revolución es un asunto principalmente virtual, con de momento escasas aunque sonoras expresiones en el Mundo Real. Hace falta una cronología.

Esa noche, mientras yo conducía por la Autovía del Mediterráneo y pensaba en que acababa de perder un cómic por no poder sintonizar la TDT, llamar por el móvil y evitar un accidente a la vez, miles de iraníes se echaban a la calle. El día anterior, viernes 12, habían acudido masivamente a las urnas para elegir a su Presidente, y una parte significativa de la población no dudaba de los resultados, sino que los consideraba un disparate de esos que provocan que te vayas a gritar a la puerta de tu casa. No han dejado de salir desde ese día.

Los dos días siguientes fueron un pequeño infierno. Rumores contradictorios apuntaban a la detención del principal líder opositor, de toda la oposición, de ninguno… A la vez, noticias contrastables confirmaban asaltos nocturnos a la residencia universitaria, donde milicias basij vestidas de paisano y armadas de porras apaleaban a los estudiantes. Cientos de vídeos inundan internet sin apenas ofrecer imágenes: son grabaciones nocturnas que recogen el grito poderoso desde los tejados rompiendo el silencio en señal de protesta. Aparecen testimonios de personal hospitalario que dan escalofríos, hasta el punto de que los médicos y enfermeros terminan manifestándose contra la represión que está llenando sus salas de heridos de bala. El miércoles se convoca una gran marcha en memoria de los asesinados que inunda de nuevo las calles. La respuesta del régimen es declarar nulos los visados de los periodistas extranjeros. Poco después les pedirá que dejen el país.

Durante todas esas noches de gritos en los tejados, las milicias (algunas importadas, como los miembros de Ansar-e Hezbollah) se dedican a destrozar mobiliario público y coches aparcados en la calles para poder culpar a los manifestantes. No contentos con ello, la televisión oficial PressTV muestra imágenes de las manifestaciones y las presenta como de apoyo al Presidente. En el exterior, The Pirate Bay se convierte en The Persian Bay durante unas horas, y el equipo de fútbol de Irán se juega las pelotas literalmente al atreverse a mostrar públicamente su apoyo al movimiento. La historia llega, si bien con documentos cuestionables, al Parlamento Europeo, donde en vez de amplificarse muere en el silencio.

Los días pasan, y se suceden los rumores acerca de división el el Parlamento iraní, en el ejército iraní, entre los propios clérigos de Irán. Una noticia de PressTV paraliza un instante la marea: una explosión en el santuario del líder de la Revolución; lamentablemente, y a pesar de lo sencillo que sería en comparación con las pruebas clandestinas de las demostraciones opositoras, no hay una sola imagen del suceso. Las manifestaciones siguen: cada día sirve de memoria de los caídos en el anterior. La represión también continúa. Ayer una joven de 26 años fue asesinada por un francotirador en los brazos de su padre. Hoy el Consejo de Guardianes reconoce que en 50 mesas electorales hay más votos que censados. Hay convocada una huelga general en un futuro aún no determinado. Hay cientos de detenidos y las comunicaciones están caídas casi todo el día. Nadie sabe a ciencia cierta cómo va a acabar esto, pero vamos a ser testigos directos si tenemos interés. Las cifras más conservadoras (esto es, las oficiales) reconocen poco más de diez muertos hasta el momento; otras fuentes hablan de un centenar y medio.

La mejor cobertura al detalle está en The Huffington Post, podéis bucear en su archivo de los días pasados. También siguiendo la etiqueta #iranelection en Twitter, aunque lo cierto es que el canal está lleno de ruido y es mucho más directo seguir a los twitters desde el propio Irán (los que hemos seguido el tema desde el principio sabemos quiénes son). Si uno presta atención y tiene algo dentro de la cabeza puede diferenciar entre rumores y noticias, y luego está la basura. Porque desde el inicio de esta crisis no pocos han preferido mantener una posición insostenible, basada principalmente en dos aspectos: la injerencia exterior y el elitismo de los twitters.

Sobre el primer aspecto caben pocas dudas, dada la marea de imágenes que nos muestran manifestaciones multitudinarias todos los días y en varias ciudades del país: Irán debería estar plagado de espías occidentales. La diplomacia internacional está actuando con un guante de seda, limitándose a condenar genéricamente la violencia contra los manifestantes pacíficos mientras muestra su deseo de que todos puedan expresarse pacíficamente. Lo más grave que Obama ha dicho al respecto es que el Mundo está observando, y que la calidad de Irán en el extranjero se mide por cómo trata a sus propios ciudadanos. De hecho, la injerencia extranjera actúa más bien al contrario: Siemens y Nokia ayudaron al régimen a montar su represión.

Otros prefieren apostar su carta a la pobreza, y nos presentan una situación donde las clases más bajas, auxiliados por el anterior Presidente mediante subsidios y demagogia, tienen derecho a imponer su visión a un grupo reducido de jóvenes ricos con acceso a internet. Para ello, alguno aporta como prueba cifras de la penetración de internet en Irán de 2005, cuando Twitter no existía. Para quien quiera actualizar su visión de las cosas, puede consultar los datos: desde 2005 a 2008 se ha triplicado el uso de internet, llegando el año pasado a una penetración del 35% y 23 millones de usuarios sobre un censo de 65 millones. Lo cierto es que hace ya meses que se habla del despunte de las redes sociales en Irán, donde han jugado un papel muy importante en la campaña del líder de la oposición en las pasadas elecciones. De hecho, si el tejido que permite las comunicaciones (no sólo internet, también móviles) no fuera tan extenso ni Irán hubiese necesitado a Nokia o Siemens ni se habría dado tanta prisa en dejar la Red al 10% de velocidad.

Es posible que quienes gritan un lunes por la desaparición de símbolos religiosos en centros oficiales el martes nos cuenten que hay que respetar a una mayoría de iraníes que piensan que las mujeres son seres inferiores, o que los homosexuales deben ser colgados (sin dar un sólo dato que certifique que, en efecto, una mayoría de iraníes acepta esas premisas), pero nunca se darán cuenta de su incoherencia. Hay quien ha llevado todo esto a su conclusión lógica: los twitters que dicen ser iraníes en realidad son tres amigos israelitas que están movilizando millones en Teherán, contra su propia voluntad y guiados por las noticias que no les llegan de agencias exteriores, gracias a la financiación de la CIA. No me lo invento, pero me ahorro el enlace. Es bastante probable que en círculos pseudo-revolucionarios dentro de no mucho se recuerden estas fechas como, en efecto, una inaceptable injerencia exterior en la nación soberana de Irán. De hecho, en España ya sobran los ejemplos.

A falta de ver para qué va a servir este levantamiento en el interior de Irán (se empiezan a oír voces que cuestionan la convivencia de la República y el islamismo en pie de igualdad ya que siempre termina lo primero bajo lo segundo), en el exterior ha servido para constatar algunas cosas. Como por ejemplo, que mucha gente no necesita información para tomar una posición sobre un tema, sino que sólo necesita que aquellos con los que quiere disentir se posicionen. O ni siquiera eso, sólo necesitan imaginar qué posición van a tomar aquellos de quienes quieren discrepar y automáticamente disienten. Es el caso de todos aquellos que llaman a no tomar posiciones mientras repiten incansablemente que los medios de comunicación mienten, a pesar de que las imágenes son tremendamente gráficas, el flujo de noticias fiables estable y nadie esté hablando de medios de comunicación. Te contarán alguna milonga sobre los intereses occidentales en la zona mientras les muestras a jóvenes valientes que salen a manifestarse con la cabeza descubierta hartas de que cuelguen homosexuales en la plaza pública, hartas de ser ciudadanas de segunda. Ciudadanos cansados, en definitiva, de no ser quienes dirigen su propia vida, sus propias costumbres, hartos de no poder expresar sus ideas ni desarrollar sus relaciones en libertad. Hartos, en suma, de ser tan distintos a nuestras democracias. Pero el bienestar y la libertad son algo que muchos hijos de estas democracias no están dispuestos a compartir.

Estas personas, que se quejan con razón cuando Estados Unidos bombardea un mercado en Irak o cuando Israel se excede en sus medidas militares, parecen incapaces de mover un dedo cuando los propios dirigentes maltratan a sus ciudadanos. No levantarán la voz si Hamas plantea una limpieza ideológica en Gaza, ni si el régimen iraní aplasta a unos jóvenes que sólo quieren tener la misma libertad que cualquiera de nosotros. En estos casos, siempre hay un bien mayor que empuja al silencio, si no a la comprensión, en una actitud que sorprendentemente es su principal acusación a los demás.

Estas personas no son de los míos. ¿Dónde están los nuestros, izquierda?

Author: "judas" Tags: "Internacional, Irán, izquierda, Revoluc..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Tuesday, 09 Jun 2009 04:50

A estas alturas del partido (sic), quien venga a buscar información sobre resultados electorales a este mísero blog va un poco perdido. Con lo bien explicados que están los datos en las respectivas webs y echándole un rato y ganas se puede hacer hasta un análisis interesante y todo. Si no encuentras consuelo ni así, amigo izquierdista, piensa en los piratas.

Lo he comentado con muchísimos amigos durante las últimas semanas: no me gusta nada el amiguismo entre Jiménez Losantos y Rosa Díez. He tenido el estómago de ver algunas entrevistas que el condenado por injurias le ha hecho a Díez en Libertad Digital, y sorprenden. Sorprenden porque Losantos está especialmente moderado, en unos planteamientos que, si no son compartibles, sí son discutibles. Quizá tenga que ver la actitud de Rosa, que no se limita a asentir sino que desarrolla sus propios argumentos, pero el caso es que esos encuentros me molestan.

En los arrabales de la eclosión (creo que merece la pena usar el calificativo de forma científica en vez de jocosa), sección peones negros, estos últimos días ha circulado un vídeo de denuncia contra Mayor Oreja intentando salir bien parado de una jugarreta de Pedro J. Ramírez y Jiménes Losantos a cuenta del último intento de éstos de hacer caja con el 11M, aunque les cueste que se les caiga el chiringuito. Y este tipo de episodios se repiten en esas entrevistas de Losantos a Rosa Díez, si bien la política corta normalmente al condenado con palabras firmes pero conciliadoras (”sabes que en ese tema no estamos de acuerdo”, con lo bien que quedaría un “eres un charlatán sin escrúpulos”).

¿Por qué sucede esto? Parece evidente que Losantos tiene un interés muy claro al dar voz a UPyD en sus micrófonos, y que éste no es otro que presentar al partido magenta como una alternativa decente al Partido Popular, sea eso lo que sea, aunque los primeros sean claramente laicistas, pro-aborto, pro-matrimonio homosexual y pro-educación para la ciudadanía y el segundo haya hecho de la negación de esos principios su máxima predicadora. También parece evidente la motivación de Rosa: acuden a donde pueden, y de momento sólo les llaman de allí.

Pero eso no resuelve la cuestión. ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué el único sitio donde un partido que se denomina progresista puede promocionarse es precisamente un lugar del que los progresistas (y no sólo nosotros) desconfiamos tanto y con tanta razón? Quizás porque los planteamientos de UPyD son tan inesperados (por no abusar del término revolucionarios) que nadie espera que consigan nada. Abogar por una educación estandarizada y de calidad para todos los ciudadanos (por no abusar tampoco del término españoles) que evite ciertos desmanes ideológicos se percibe como un ideal republicano de la revolución francesa, pero algo desconectado de nuestra realidad nacionalista y su deseo de folklorizar el saber objetivo y por tanto como una realidad tan inalcanzable que mejor no mentar la bicha no vaya a ser que alguien se ofenda. Tratar que los propios sentimientos (de pertenencia a una nación o religión, por ejemplo) no interfieran en las relaciones del Estado con los ciudadanos parece también algo previo a la toma de la Bastilla y aquí se percibe como un asfixiante nacionalismo españolista. Ese va a ser el problema: que UPyD dice cosas de tan difícil consecución en el marasmo administrativo y burocrático que sufrimos en España que casi da pereza tener que admitir que puede que tengan razón por no tener que empezar a enfrentarse a demasiados poderes establecidos.

Sin embargo, el bipartidismo en España parece empeñado en demostrar que tiene poco recorrido. Llevamos poco más de treinta años seguidos de democracia, pero da la impresión de que cada vez un número mayor de personas votan con la nariz tapada y esperando que los suyos les defrauden. La izquierda no puede apelar al miedo a la derecha mucho más, habida cuenta de que las regulaciones específicamente progresistas conseguidas (matrimonio homosexual, ley del aborto, ley de dependencia) no van a ser derogadas por el malvado y derechista Partido Popular cuando, en su relevo, acceda al Gobierno. La derecha tampoco puede vociferar mucho sobre los desmanes económicos de la izquierda principalmente por dos causas: las políticas al final no pueden ser, por fuerza, tan distintas ni tienen tanto efecto en un mundo globalizado, y la elevada cantidad de administraciones interpuestas hasta el ciudadano, de distinto color, y que malgastan igual. No se trata esta comparación del manido todos son iguales, sino algo ligeramente distinto: todos son muy imperfectos para su electorado, pero por alguna razón que se me escapa son infinitamente mejores que el rival ideológico. Si yo tuviera que elegir solo entre Zapatero y Rajoy, preferiría no tener que elegir, pero si me forzaran sé que mi elección sería ZP. Sin embargo, eso no puede traducirse en que vote socialista en cada llamada a las urnas para evitar que Rajoy gane algo. Me permitirán que me considere un hombre libre y que piense que Rajoy, comparado con Zapatero, tampoco es mi tipo ni un demonio colorao.

No sé si algún día la izquierda se dará cuenta, pero la imagen de Zapatero entre los derechistas moderados goza de la misma consideración que la de Aznar entre los izquierdistas moderados. El Presidente de Gobierno impulsó varias medidas muy positivas en la anterior legislatura, algunas de las cuales nombro arriba, pero demostró que lo suyo es la ideología y no las ideas. No sólo no ha sabido vender sus logros, ni siquiera hacerlos una realidad palpable (la aplicación de la ley de dependencia, por ejemplo, es atroz incluso en comunidades socialistas y no les cuento el caso de una vecina para no amargarles el día) sino que ha disfrutado peleando en el barro con una oposición perdida y desnortada. No es capaz de marcar una agenda de temas de debate, sino que va a remolque de lo que hablen los demás, y cuando por fin acaba proponiendo algo no lo enfoca en su vertiente positiva sino en lo poco que le gustará la propuesta a la derecha. Su negativa a recibir siquiera críticas constructivas, su soprendente giro al rodearse sólo de idolatrantes juveniles con la boca llena de moscas y su perenne optimismo e inmovilismo unido a lo vacío de sus discursos lo ha descartado como una opción de voto para mí.

¿Por qué atizar tanto a Zapatero con la que está cayendo? Quizás debería mirar un poco a la derecha, que Rajoy no es tampoco nada bueno ni dice nada interesante. Pero es que yo soy de izquierdas, y me preocupa lo que pase especialmente entre quienes se supone que son, al menos en parte, mis representantes aunque no les vote. Y en este panorama uno no puede dejar de notar que con la connivencia de estos izquierdistas hay lugares en el Estado donde unos ciudadanos tiene sanidad de calidad y pública, y otros no. Que hay lugares de este Estado que tienen excepciones fiscales amparadas por la Constitución, rompiendo la básica solidaridad entre los ciudadanos, y este tema encima es tabú. Que sigue habiendo lugares en el Estado donde la salida profesional por antonomasia es el funcionariado, contra el ideal del cuerpo de servidores del Estado y sus ciudadanos, y se contempla el asunto como algo natural. Que se han ido sucediendo reformas educativas que sólo han conseguido rebajar el nivel de conocimientos objetivos de nuestros estudiantes, de manera que un alumno de bachillerato con una inteligencia por encima de la media puede permitirse acabar el ciclo sin saber las tablas de multiplicar. ¿Dónde están los ideales del ciudadano ilustrado, del ciudadano responsable que tiene capacidad de elección y discernimiento? ¿Dónde, cuando la cadena musical por antonomasia de la izquierda atonta con triunfitos prefabricados (y viva la cultura del esfuerzo, esa que no nos sacará de la crisis) y la cadena televisiva por antonomasia de la izquierda nos vende Cuartos Milenios llenos de magufos?

Hay bolsas de votantes en la izquierda, y supongo que en la derecha, que miran los resultados electorales en otros países de la Unión y sienten envidia. Los catolicos devotos no tienen empacho en votar a partidos que defienden su ideario, mientras aquí AE y aledaños no consiguen despuntar. Los liberales suelen tener formaciones ¡y votos! e incluso las izquierdas alternativas (un amigo las llamaría piesnegros) tienen sus representantes. Hasta Los Verdes, oiga. Somos muchos los asfixiados por este bipartidismo español, pero el bipartidismo no se rompe sólo estando en contra, sino actuando en contra.

Y aquí es donde yo quería llegar. Si uno lee los programas y documentos de UPyD ve todo eso. Si se escuchan las intervenciones de Rosa Díez dice precisamente eso. Si se tiene estómago y se entra en LD se ve que Rosa le dice eso a Jiménez Losantos, pero no lo dice en ningún otro medio simplemente porque no la invitan a ello. Y a pesar de todo su formación ha conseguido 450.000 votos y un tercer puesto en un número elevado de capitales de provincia (los entendidos deberán extrapolar estas cosas a las circunscripciones provinciales y a la participación en unas generales, pero es un claro avance). Ese escaño ha sido muy llamativo, tanto que por fin UPyD aparece en otros medios y no sólo para decir que habla con Losantos o va a LD o similares.

En El Paísdos veces!) se hace un análisis casi aséptico pero ligeramente positivo del escaño magenta, algo sorprendente al menos para mí. En La Vanguardia se habla en términos parecidos. Ambos medios, de público que se ve a sí mismo como de izquierdas, acaban de darse cuenta de que la existencia de UPyD, que ya tiene representación en tres Parlamentos, no es flor de un día y que ha nacido para quedarse, y que un día, cuando Rosa Díez se vaya y llegue una cara nueva que no haya perdido unas primarias contra Zapatero, las ideas e ideales del partido seguirán siendo las mismas e igualmente progresistas. Yendo un poco más allá, me ha dejado con los ojos como platos el análisis en Soitu:

Para muchos, el secreto de UPyD es que ha sabido aglutinar bajo su paraguas a un electorado desencantado proveniente tanto del PP como el PSOE. Una amalgama heterogénea de sensibilidades políticas de lo más diversas. Como la de Enrique, de 30 años y votante tradicional de Izquierda Unida… hasta este domingo, que se ha pasado a UPyD. “En España hay una gran ausencia de terceros partidos a escala nacional que moderen la crispación y el debate vacío entre PP y PSOE: yo voto a UPyD no tanto porque me haya convencido su programa o sus candidatos, sino porque creo que debe existir esa tercera opción”, explica. ¿Y qué pasa con IU? “Es un partido incapaz de renovarse, está desconectado de su propio electorado”, opina.

Lo cierto es que el programa político de UPyD en lo referente a los social permite que personas como Enrique no sientan que las ideas de la formación chirrían con las suyas. Por ejemplo, el partido se ha mostrado partidario de aprobar una ley de plazos despenalizadora del aborto. También apoya el matrimonio homosexual y aboga por una apuesta decidida del estado por un modelo laico. En la campaña de las elecciones europeas, además, ha criticado con dureza la polémica directiva europea de retorno de inmigrantes, que apoyaron tanto ‘populares’ como socialistas en la Eurocámara. “En temas de derechos y libertades, que son los que más me interesan, tienen una postura de izquierdas”, resume Enrique. Conflicto solucionado.

¿Se ha levantado el veto a UPyD en los medios progresistas? Y lo que es más importante, ¿vamos a dejar los progresistas que los medios más rancios se apropien de una alternativa laica, claramente progresista, de vocación ciudadana, euopeísta, pro derechos humanos, con un discurso racional en temas como aborto, símbolos religiosos, eutanasia y derechos individuales?

¿Vamos a perder también este tren?

Author: "judas" Tags: "Nacional, UPyD"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Thursday, 28 May 2009 13:41

Vía @GCRMmedia.

Author: "judas" Tags: "Política, Religión, The Net, matrimoni..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Saturday, 09 May 2009 04:55

Decía el otro día Jorge Marirrodriga que Europa no subestima al Irán de Ahmadineyad, sino que realmente está encantado con la idea de una tener una potencia armamentística en la zona. Yo no soy tan optimista: no creo realmente que haya conciencias definidas a favor (que siempre podrían volverse reacias), sino una total apatía hacia el asunto sin visos de cambio futuro. Apatía que quizás podría explicarse apelando al histórico aislamiento español y el afán de llevarse bien con todo el mundo, si no fuera porque afecta a todo el continente salvo pequeñas excepciones.

El pasado mes de Abril, entre aspavientos mediáticos, los representantes de nuestras democracias occidentales tuvieron a bien no hacernos pasar demasiada vergüenza y plantaron al presidente iraní en su discurso de apertura ante la Conferencia de Examen de Durban que tuvo lugar en Ginebra. Una parte de Occidente, y sorprendentemente una gran mayoría de ellos se hace llamar de izquierdas, reaccionó al hecho como si el plantado fuera un presidente de la mismísima UE. En La Vanguardia se presentó como una mala noticia para la lucha contra la creciente xenofobia e intolerancia del mundo, mientras se despachaba la evidente megalomanía del líder iraní rebajando su deseo de echar Israel al mar a una mera bravuconada. A la vez, y sin que ello provoque ningún cortocircuito neuronal, se enlaza otra noticia: Irán se prepara para vender combustible nuclear a otros países.

Mientras tanto, a la población el asunto principalmente no le importa mucho. Hasta existe una respuesta estándar y acomodada, que viene a ser algo así: Sí, Irán es un país un poco raro y quizás extremista en sus costumbres, pero mientras no se metan con nadie pueden hacer lo que quieran. Porque lo importante es eso: que hagan lo que quieran. Y si Israel es una potencia nuclear, no existe razón para que no pueda haber otra en la zona para defenderse de la primera.

Sin entrar en el eterno tema del derecho de Israel a existir (que es la verdadera madre del cordero invisible), quizá sea por un periodo tan raramente largo sin guerras o por un exceso de acomodo debido al Estado del Bienestar, pero la consciencia occidental sobre la realidad del mundo ha conseguido adormecerse y casi desaparecer. En el pasado revolucionó el continente por hambre y deseo de justicia e igualdad y ahora se conforma con muy poco. Se libró del absolutismo pero no tiene problemas en hablar con absolutistas y tratarlos como iguales. Ahmadineyad sí se quiere meter con alguien (y hace regalitos a Hamas que harían las delicias de cualquier etarra) y su pueblo no tiene derecho efectivo a elegir mientras Irán sea una República Islámica que somete a la mitad de su población. Ya no se oye en la boca de la propaganda izquierdista la apelación a lo que está bien o mal, sino a lo que se decide por mayoría o lo que es impuesto. Hay puñados de personas ahí fuera que constituyen mayorías aberrantes, pero en una especie de indulto general parece que es demasiado políticamente incorrecto decir que ciertos hábitos son crueles, aunque sean una costumbre arraigada en la cultura y por mucho respeto que se pueda exigir hacia ellos. Y hay cosas que no se deben permitir, como la posesión de ciertas armas, por mucho que el pueblo soberano de aquel lugar lo desee. Precisamente aquí, en este país y en este continente, deberíamos tener bastante claro que no todo está permitido ni por las urnas ni por las costumbres, pero por alguna razón que se me escapa hemos acabado creyéndonos la historia de que en el fondo todos somos buenos, o al menos no tan malos, y que si algo lo decidimos entre todos nunca podrá ser malo.

Se me olvidaba comentar una cosa. Al alba del 1º de mayo fue ahorcada Delara Darabi, en la prisión de Rasht, al norte de la República Islámica. Tenía 23 años, y fue condenada por colaborar en un homicidio cometido cuando contaba 17. pero en Irán si cometes un crimen siendo menor esperan sin problemas a que cumplas 18 para matarte. ¿Y he mencionado ya que el pasado día 5 se apedreó a un hombre por adulterio? Quizás no debería comentar estas cosas, ya que dicen que fomentan la islamofobia, pero es que no termino de entender cómo celebramos tanto una moratoria en la pena de muerte en Estados Unidos (y es algo que yo celebro), teniendo en cuenta la seguridad jurídica propia de una democracia garantista, mientras de Irán y su sistema de justicia no se habla aunque en la última semana haya ejecutado a más de 20 personas.

No es ya que veamos a estos presidentes como iguales a los nuestros, es que los creemos libres de pecado y les damos piedras en forma de sillón en las reuniones. Y claro, las tiran. Mientras tanto, en Pakistán

Author: "judas" Tags: "Internacional, adulterio, Durban, Irán,..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Wednesday, 06 May 2009 02:12

Las listas de Berlusconi para las elecciones europeas son una desvergüenza. No lo digo yo, sino su mujer Verónica Lario. Tan atroz parece la idea de presentar candidaturas basándose en la talla de sujetador que al final el primer ministro italiano tuvo que dar marcha atrás.

Y es en realidad una idea atroz. O tal vez no, dependiendo de con qué se compare. Supongo que lo más a mano para sopesar es la política paritaria de Zapatero. Y aquí es donde saltan mis alarmas: José Luis no sale bien parado.

Imaginemos por un momento que todas las ministras tuvieran la percha (la expresión es relevante al argumento) de Aído o de Quiroga. Es de suponer que todo el mundo pondría el grito en el cielo: se ha nombrado a la mitad de los miembros del gobierno atendiendo a cosas como las medidas corporales o el grosor de los labios.

Sin embargo, las críticas a la decisión paritaria se despachan etiquetándolas de machistas, lo que me lleva a suponer que lo que hace atroz la idea de Berlusconi no es que quiera poner a mujeres en la lista al Parlamento Europeo, sino que sean guapas y sin preparación. ¿En qué medida afecta cada uno de esos dos factores?

Paradójicamente, en el fondo la concepción de Zapatero y la de Berlusconi no distan tanto. Mientras el español hace de la cantidad su meta, el italiano aspira a la calidad (en su particular escala de valores femeninos, claro), pero ambos comparten la idea de que la imagen de la mujer vende electoralmente. Porque si Berlusconi se equivoca, lo hace al elegir a guapas no preparadas, no a guapas a secas: el error es la falta de preparación para el cargo propuesto. Algo de lo que aquí también pecamos. Si aceptamos la cuota paritaria en gobierno y desechamos las críticas lícitas con pretextos de machismo lo único que nos queda para criticar a Berlusconi es la belleza de sus elecciones.

A mí Il Cavaliere no me cae nada bien, pero el jodío tiene buen gusto. Su idea es francamente atroz, tanto que las candidatas a ser elegidas tenían que pasar un curso para enterarse de a qué aspiraban. Aquí nos reiremos por ello, mientras nombramos a nuestro gobierno por cuotas de género (antes sexo) o cuotas federativas (que nunca nadie olvide a Maleni o a Blanco). La meritocracia hace tiempo que abandonó el Mediterráneo.

Author: "judas" Tags: "Internacional, Berlusconi, paridad, Zapa..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Y doce   New window
Date: Sunday, 19 Apr 2009 02:29

Cero. Escribirlo me evitó tener que hacerlo. Una buena terapia aunque no definitiva. ¿Alguien podría recordar su nacimiento? Entonces, ¿por qué recuerdo yo mi muerte?

Uno. Ni siquiera Dublín tiene la cura. Tiro dados y sale cruz. Empieza.

Dos. ¿Ha surgido ya mi alter ego? Determinismo. ¿O es más bien un tipo de némesis?

Tres. Tiemblo rodeado de calor. No ver, no oír, no hablar. No salió bien: no puede competir con una muerta.

Cuatro. ¿Cuántas probabilidades hay de que conozcas a una hermana de tu edad que se llame así?

Cinco. Corre por tu vida. No te olvides las fotos.

Seis. Debe ser una especie de pacto social: cada vez que hablo sobre ti salen corriendo. Hasta hoy.

Siete. ¿Cuántas probabilidades hay de que pierdas a un abuelo ese mismo día?

Ocho. Tiza dice que a alguien le robaron abril: parece que habla de mí, el hombre del frío.

Nueve. Yo no te quiero, tú no me entiendes. No salió bien: no puedes competir con una muerta. Tú tampoco.

Diez. Por fin tengo un buzón donde poner mi nombre. Y una estantería para tu foto. Cada vez que hablo sobre ti salen corriendo. Hasta hoy. Otra vez.

Once. Deberíamos volver a la casilla menos uno, cuando vuestro segmento era mi triángulo. Nuestro segmento de ahora sigue siendo un triángulo para mí. Pero tú no ves vértices.

Doce. Llevo doce años intentando ser feliz a pesar de tu recuerdo. Ha salido bastante mal. Creo que voy a intentar ser feliz gracias a tu recuerdo en los próximos doce. A ver qué resulta.

Author: "judas" Tags: "Asuntos Internos, untaggable"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 10 Apr 2009 01:19

Sin prisa pero sin pausa, la parte menos piadosa de la población ha acabado haciéndose con el control de toda la vida pública. No sólo invaden la calle con sus carteles y sus manifestaciones, sino que hasta han conseguido infiltrar entre el calendario religioso fiestas paganas. Además de cambiar la fecha de la Natividad del Señor para hacerla coincidir con varios nacimientos místicos más, han conseguido solapar la fiesta por antonomasia (la Pascua) en su calendario agrícola satánico.

¿Pues no van y ponen las Fiestas de Primavera justo después? Por si fuera poco, tienen la desfachatez de llamar a uno de esos días “Entierro de la Sardina”, en una clara mofa de la cuaresma y los rigores alimenticios que conlleva. O conllevaba en mis tiempos, panda de descreídos.

La Verónica

En la imagen, la Verónica, ese entrañable personaje tan castizo y familiar que no aparece en los evangelios.


P.D. Nadie debería llegar al ateísmo sin haber visto antes la procesión de Viernes Santo en Murcia, la de los Salzillos. Hasta salgo yo y todo.

Author: "judas" Tags: "Religión, Semana Santa, Viernes Santo"
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Tuesday, 07 Apr 2009 23:39

Además de un asunto generacional (y por tanto, cuestión de tiempo) la normalización legal del matrimonio entre personas del mismo sexo es una cuestión de justicia social.

Contrariamente a lo que ha sucedido en nuestro país, donde se planteaba el debate en términos de «ampliación de derechos», en Estados Unidos se está recorriendo el camino contrario. Ya son tres los estados en los que una resolución judicial obliga a abolir decretos prohibicionistas: a Massachusetts y Connecticut se suma Iowa basándose en la simple lógica legal. El matrimonio es un derecho universal, y su restricción sólo puede deberse a razones fundadas. Sólo estableciendo que los homosexuales son constatable y científicamente diferentes podría permitirse la distinción en el ejercicio de ese derecho basándose en la orientación sexual. Como esa prueba no existe, cualquier negación es de hecho discriminación. Este argumento de la Corte Suprema de Iowa es tremendamente potente, pues no sólo valida como un derecho a respetar (y por tanto no a ser ampliado) el de los gays y lesbianas a casarse, sino que se extiende a otros campos igualmente significativos: adopción, por ejemplo. Los prejuicios morales no son pruebas judiciales, ni aquí ni allí ni en Suecia.

Con ese telón de fondo, ayer se dieron dos pasos más en el camino. D.C. reconocerá matrimonios homosexuales celebrados en el exterior, como ya hacía Nueva York. Y como guinda, Vermont se convierte en el primer estado de la Unión que aprueba el reconocimiento del derecho al matrimonio de personas del mismo sexo sin que medie sentencia judicial, sino por propia iniciativa:

Today Vermont legislators did the right thing by overriding Governor Douglas’ veto and granting equal rights to all Vermonters. The struggle for equal rights is never easy. I was proud to be President of the Senate nine years ago when Vermont led the country by creating civil unions. Today is another historic day for Vermont and I have never felt more proud as we become the first state in the country to enact marriage equality not as the result of a court order, but because it is the right thing to do.

Parece que el mismo argumento servirá para tumbar la Proposición 8 en California. Al fin y al cabo, ¿desde cuándo una mayoría tiene la legitimidad de negar un derecho a una minoría sin una razón objetiva?

Mientras tanto, otros se dedican a intentar frenar la iniciativa de la UE para despenalizar la homosexualidad a nivel global. Dicen que eso «pondría en la picota a los países que no consideran matrimonio las uniones homosexuales». ¿Y cuál es el problema? En la picota es donde deben estar. Es inevitable.

Author: "judas" Tags: "Universal, Estados Unidos, matrimonio ho..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Sunday, 05 Apr 2009 04:42

De un tiempo a esta parte, el ambiente se ha vuelto irrespirable para los fieles a Roma. No hay una santa semana en que no salte a las noticias un suceso (una redada en una Iglesia, búsqueda aleatoria de crucifijos bajo los escotes y mil historias más).

La situación es tan tensa que muchos católicos sólo se atreven salir a la calle de noche o refugiados en las sombras de zaguanes y callejones. Se resguardan donde pueden: esquinas, farolas… incluso árboles.

No son muy anchos, pero menos es nada

De hecho, algunos han empezado a salir con un árbol desde casa. Por si acaso.

Author: "judas" Tags: "Religión, Domingo de Ramos, Semana Sant..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Friday, 03 Apr 2009 00:32

Lo conocí hace más de diez años, y en su foro empecé mi andadura por la Red. Ahora lo reencuentro, y se ha abierto un blog de crítica bíblica (y algo más). Directo a mi blogroll, MiltonAsh.

Author: "judas" Tags: "MiniBlog, Religión, The Net, crítica b..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Date: Monday, 30 Mar 2009 03:38

Ya lo dije hace poco: el aborto me provoca un serio problema moral. Admito que soy susceptible a los discursos sobre la unicidad (en Matemáticas los más bellos teoremas prueban existencias únicas), originalidad y demás características similares. Soy un individualista, por lo que acepto con agrado que me ronden apelando al yo y no al nosotros.

Por si nadie se había dado cuenta, el debate real en este asunto se centra en cuándo aparece el ser humano. En la anterior entrega explicaba que suelo entender, en el sentido humano del término, las visiones maximalistas auspiciadas por esos argumentos que tanto me atraen. Toda la indiferencia que me producen las objeciones religiosas se traduce en un inmenso interés si se trata de individualismo. Y si embargo, sigo apostando por una Ley de Plazos. No sólo porque desde un punto de vista social (esto es, legal) igualar embrión con persona sea un sinsentido, sino porque desde un punto científico es básicamente otro. Y si cabe de mayor calibre.

Es comprensible que se rehuya el asunto, pero eso no hace que el debate sobre el aborto deje de ser puramente moral. Intentar conferir a un embrión todas las características de una persona mediante la apelación a la ciencia no es más que un intento de sustentar las propias convicciones morales, pero a la vez es un juego peligroso. Porque la ciencia es descriptiva, no prescriptiva, y nos dice que en el encuentro de un óvulo y un espermatozoide se conjugan por primera vez los detalles genéticos de un posible nuevo ser humano, pero no nos dice en modo alguno que ese resultado sea una persona. Somos nosotros los que arropamos de derechos, algo que la ciencia ni entra a discutir. La pena de muerte no equivale a la negación de la Ley de la Gravedad.

Por esto, porque incluso siendo partidario de una Ley de Plazos (en la que el primer plazo sea razonablemente corto) y teniendo los oídos prestos a escuchar lo que desean oír, es difícil permanecer impasible ante el despropósito que supone la Declaración de Madrid. No es sólo su expresión escrita, cuyas faltas de ortografía deberían avergonzar a los centenares de profesores de universidad y académicos que la rubrican (aunque cabe la posibilidad para nada remota de que esto sea culpa de HO, desde donde he descargado el documento), ni su intento sutil de dirigir el asunto como si sólo existiese un punto de vista posible, que comentaré más adelante. Lo que más chirría es lo anticientífico que es.

«Existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación» y empezamos a jugar con trampas. Es un recurso bastante manoseado, pero no por ello menos efectivo. Existe sobrada evidencia científica de que en la fecundación aparece una célula cuya carga genética corresponde a un ser humano, que en determinadas condiciones dará lugar a una persona, y que está viva. No es exactamente lo mismo, pero puede parecerlo a quienes intentan vestir de sus propias conclusiones las mismísimas premisas. Sólo de esta manera se puede entender que en este mismo punto se afirme que «la Biología Celular explica que los seres pluricelulares se constituyen a partir de una única célula inicial, el cigoto», un dislate mayúsculo que muestra el tono y la finalidad del panfleto: el deseo de ilustrar a las masas: escuchad, oh pueblo iletrado que aborta, todos lo que la ciencia dice, y veréis que nuestras conclusiones son inapelables. Falaz.

Si se atisbaba al comienzo, el segundo punto es directamente rompedor: «El cigoto es la primera realidad corporal del ser humano», y seguimos haciendo trampa con los conceptos. Porque si lo cierto es que todas las personas alguna vez han sido cigotos, no todos los cigotos llegan a ser personas, por lo que la simple lógica nos dice que haber sido cigoto es condición necesaria pero no suficiente para ser persona. Si aceptáramos sin más que «un aborto no es sólo la interrupción voluntaria del embarazo sino un acto simple y cruel de interrupción de una vida humana» deberíamos aceptar que cerca del 50% de la Humanidad termina su día (o sus pocos días) de una manera cruel. Ese es el porcentaje de óvulos fecundados que son expulsados sin que nadie se entere de que existen. Una mitad de todas las ¿personas? que en el Mundo han podido ser, desechados por un órgano reproductor natural imperfecto. Sin contar con entre el 15% y el 20% de abortos espontáneos una vez que la madre conoce la situación de gestación y que de nuevo se producen por causas totalmente naturales. Y si a esto añadimos que «la naturaleza biológica del embrión y del feto humano es independiente del modo en que se haya originado, bien sea proveniente de una reproducción natural o producto de reproducción asistida» sólo entiendo un modo posible de actuación, y conlleva el ingreso hospitalario de todas las mujeres tras practicar el coito por no menos de una semana, sumado a la prohibición total de cualquier técnica de fecundación artificial que genere embriones no implantados. Como comprenderán no me parece una salida muy razonable.

Lo que nos están diciendo estos declarantes es que tu cuñado, tu vecino, tu primo o incluso tú mismo eres un asesino. Cualquier persona que conozcas que ha usado una técnica de fecundación que genere embriones sobrantes es un asesino. Si eres mujer y alguna vez has practicado el coito sin protección, es muy probable que seas una asesina y ni siquiera lo sepas. Tu novio o marido será cómplice necesario (y ciego, claro). A mí me parece una auténtica barbaridad, pero es la conclusión lógica si se apela a los principios y sus derivadas sin dejar que la Realidad te destroce un buen marco conceptual. Más difícil respuesta científica-versión-madrid tiene el caso de los gemelos univitelinos, que a falta de compartir alma ahora comparten carácter de persona, pero apelar a la ciencia para paralizar el conocimiento científico que mejora realmente y de modo palpable nuestras vidas (como por ejemplo la investigación con células madre embrionarias o la selección embrionaria para la cura de enfermedades) es cuando menos complicado.

Más allá de la falacia que se intenta hacer pasar por ciencia, ya he señalado que el lenguaje delata el interés de los relatores: mostrar de costado las premisas y dirigir mediante el verbo las conclusiones. De otro modo es imposible entender ciertas frases. «Es preciso que la mujer a quien se proponga abortar adopte libremente su decisión, tras un conocimiento informado y preciso del procedimiento y las consecuencias». Cualquiera está de acuerdo en que a una mujer que decide abortar o que duda sobre abortar o que tiene la idea de que es posible que aborte (se me acaban las perífrasis que lo dejen claro) se le debe informar sobre el procedimiento y las consecuencias reales que el procedimiento implica. Pero a las mujeres no se les propone abortar sino que ellas a veces deciden hacerlo. Lo escandaloso de la redacción (por reducir a las mujeres a meros objetos que gestan y reciben proposiciones) sin embargo es lo único que les queda. Nadie con dos dedos de frente se atreve a sugerir en público que toda mujer que aborta es una asesina (por lo que dije la última vez: la consideración moral del embrión no es socialmente la de una persona), mejor que sea una engañada. ¿Nadie? ¿O será que faltan dedos en la frente? Veamos…

«El aborto es un drama con dos víctimas: una muere y la otra sobrevive y sufre a diario las consecuencias de una decisión dramática e irreparable. Quien aborta es siempre la madre y quien sufre las consecuencias también, aunque sea el resultado de una relación compartida y voluntaria». Este drama, que como ya he señalado ocurre duplicado y en silencio por cada embarazo del que se tiene constancia, nos deja un reguero de miles y miles de muertos naturales. Recordemos que el término aborto engloba a estos también, y aunque los redactores del Manifiesto no hayan tenido tiempo de repasarlo (ni de oír hablar de poríferos) la Realidad es la que es. Mujeres que no sufren ninguna consecuencia. En fechas recientes, dos mujeres que conozco han sufrido abortos naturales, y en un estado de gestación ligeramente avanzado en un caso. Por desgracia, también he abrazado a una madre que acaba de perder a una hija. Que intenten hacerme ver que ambas cosas son equiparables, o que las primeras son insensibles (porque quien ha muerto era una persona, sus hijos, y ellas continúan viviendo sin mayor problema), me enerva mucho: ¿quién le ha dado a esta gente el derecho a definir qué acto es humano y cuál no? ¿De verdad creen que no se les nota cuando llaman «madre» a la mujer que lleva un simple embrión y que posiblemente «vaya a ser mamá»?

Cuatro como los jinetes del Apocalipsis. Cuatro últimos puntos de un Manifiesto puramente ideológico, que para no desmerecer son aún más ideológicos. «Dada la trascendencia del acto para el se reclama la intervención de personal médico es preciso respetar la libertad de objeción de conciencia en esta materia». No en la sanidad pública. Parece que uno de los efectos colaterales de la eclosión es que se ha perdido por completo el significado del término público. En «sanidad pública», pública implica precisamente que deben realizarse todas las actuaciones que la Ley contemple de acuerdo a sus facultades técnicas, pues es el público (el ciudadano) el que la mantiene para ello. Un impulso jacobino me empujaría a invitar a todos los médicos de la sanidad pública con problemas de conciencia a marcharse al sector privado, pero una charla que tengo muy presente con Daniel Tercero me modula: puedo llegar a aceptar la objeción de conciencia en la sanidad pública siempre que ésta, por su número, no ponga en riesgo el deber de servicio para el ciudadano. Por tanto, además de respetarla, habría que regularla de manera que no se produjeran situaciones de dejación de funciones.

«El aborto es además una tragedia para la sociedad. Una sociedad indiferente a la matanza de cerca de 120.000 bebés al año es una sociedad fracasada y enferma» llega ya al punto en el que le sobran los disfraces. Un aborto es una matanza. Donde antes a las «madres» se les «sugería» abortar, ahora tenemos a un ejército de «asesinas». No es casual que aparezca este punto cerca del final: una vez falseados los resultados científicos para revestirlos con el lenguaje de las convicciones que preferimos el público debe haber aceptado ya nuestra retórica y éste es el paso natural. Como los peones negros y su intento de socializar la duda, este experimento de ingeniería social intenta que asociemos mental e irreflexivamente (en ambos sentidos) aborto con crimen. Y ya no sólo no son pulcras las «madres» sino que es nuestra culpa. En Occidente nos encanta sentirnos culpables, quizás ahí han encontrado un filón, pero mi percepción me indica que les costará algo más que un panfleto moralista.

Lejos de contentarse con insultarnos (ser cómplice de asesinato me parece bastante despectivo) como personas intentan además insultar nuestra inteligencia. Porque no sólo el texto tiene un regusto a cañada prefabricada, sino que al final pierde cualquier atisbo de pequeño hilo enganchado a la Realidad. «una Ley del aborto sin limitaciones fijaría a la mujer como la única responsable de un acto violento contra la vida de su propio hijo». ¿Alguien en su sano juicio, descontando ciertos grupúsculos marginales que ojalá estuvieran más lejos, habla de aborto libre y sin restricciones? Más allá de esta descomunal falacia podemos ver cómo en la redacción se encuentra la respuesta. Al señalar lo obvio (que la mujer suele ser la última responsable de la decisión de abortar) de una manera tan acusatoria se convierte una elección en la que no se daña ninguna persona en un acto violento. Olvidan estos madrileños el asunto de la «reproducción asistida», seguro que porque aquí no calza: ¿son los padres de un niño recién nacido mediante inseminación artificial responsables de «actos violentos» contra todos sus decenas de embriones-hermanos? Si es así, ¿pueden indicarme por favor el camino de vuelta a mi Universo?

De hecho, todavía se puede ir más lejos y retorcer aún más el asunto. «El aborto es especialmente duro para una joven de 16-17 años, a quien se pretende privar de la presencia, del consejo y del apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir con el embarazo o abortar. Obligar a una joven a decidir sola a tan temprana edad es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer». Este tipo de tergiversaciones se suelen llamar hombre de paja pero creo que hemos desbordado ya el término: quizás sea más preciso catalogarlo de mentira. Se pinta un panorama de una niña pensando sola en un cuarto si debe abortar, y tras haber entendido que eso la convierte en asesina de sus hijos, cuando lo cierto es que ni el embrión tiene consideración científica de persona (al ser ésta una consideración plenamente moral) ni esa joven tiene por qué decidir sin consultar, preguntar y sopesar. Obligar a una chica de 17 años a la que se le rompe el preservativo a dejar toda su vida porque ni siquiera puede encontrar una píldora del día después sí que es violencia contra las mujeres, y si el aborto es un asesinato por los motivos del Manifiesto la dichosa pastillita será el próximo enemigo a batir. El perfil de principios lo permite, ¿lo hará la Realidad? De nuevo, no sé si me he equivocado de planeta, pero no conozco a nadie que nunca me haya contado nada contra este método. Nadie que no sea un cristofriki, quiero decir, que es lo malo de conocer demasiada gente.

No creo que los declarantes sean cristofrikis, aunque luego éstos los eleven a sus altares. Realmente existe una forma de ver el asunto que intenta beber del mundo científico para justificar la propia moral y su imposición a la sociedad, y lo que habría que preguntarse es dónde están los investigadores que trabajan con embriones en España que no contestan a semejante sarta de insultos a su trabajo. Dónde está la divulgación científica seria que contrarreste este pseudo-cientifismo de nociones y certezas, de sesgos ideológicos y tonterías mostradas como a niños de primaria. Desde un punto de vista científico, este panfleto no debería quedar sin respuesta. Porque no se nos presenta una defensa de la vida sino una correa amordazante que tiene en la oposición al debate serio sobre el aborto su ariete, pero que sin duda, y sin mudar de discurso, aspira a mucho más.

Author: "judas" Tags: "Ciencia, Universal, aborto, embrión, fa..."
Comments Send by mail Print  Save  Delicious 
Next page
» You can also retrieve older items : Read
» © All content and copyrights belong to their respective authors.«
» © FeedShow - Online RSS Feeds Reader